COLUMNA COMBATE: Ser o estar, el dilema de Márquez

A sus 42 años, el pugilista mexicano pelea porque quiere y no porque lo necesite, lo que demuestra el amor por la profesión que eligió

Discute con su entorno Juan Manuel Márquez, desde hace varias semanas, acerca de su continuidad o no en el boxeo, que para el caso no es un regreso, como han afirmado algunos, puesto que el muchachón de 42 años del D.F. nunca se ha retirado de los ensogados.

Lo primero será decir que la edad no es un tema a considerar porque si algo aporta hoy la ciencia médica es la durabilidad de los atletas. Foreman, Durán y Hopkins, para citar sólo a tres, pelearon hasta bien entrados los cuarenta, siempre con mucha responsabilidad y nunca corrieron ningún riesgo.

LEE: McJoe Arroyo completa póker de ases

Márquez ha sido un ejemplo de superación y vigencia, porque fue un hombre que debió crecer a la sombra de ‘Terrible’ Morales y ‘Barreta’ Barrera y recién pasados los 32 años empezó su época de esplendor. Tuvo a su lado la sabiduría del maestro ‘Nacho’ Beristáin que lo convirtió en una peleador legendario con una cuenta una bancaria llena de millones.

Es por esta última razón por la que vale detenernos en el tema del retiro o no de Márquez. Porque si el tema no es el dinero entonces todos debemos aplaudir las ganas y la casta de guerrero que siguen ahí y le suben la motivación a Márquez. A los 42 años pelea porque quiere, no porque lo necesite, y eso deja un mensaje de amor por el deporte que eligió como profesión.

Me pongo del lado de los que quieren que siga Márquez, aunque ya le duele la rodilla (por la edad, dijo él), porque si la superestrella de esta época es un boxeador de 38 anos, especializado durante casi diez anos en combates ‘fake’ y si la pelea del siglo, dejó un montón de millones, pero no le dejó nada al boxeo… pues mejor contar con uno como el “Dinamita” que nunca se ‘raja’ y jamás va a defraudar a nadie.

TE RECOMENDAMOS

Dan por hecho el próximo rival de Floyd Mayweather Jr.

Julio César Chávez Jr. no aprende

‘Canelo’ festeja sus 25 primaveras y luego celebrará

Márquez es de esos pocos que entendió siempre que tenía que prepararse para ser campeón y luego los millones tendrían que llegar. Otros se equivocan pensando que hay un entrenamiento para ser millonarios y no aprenden nunca a boxear. Esa es la diferencia entre los que ganadores y los fracasados.

Luego la seguimos.