El embargo contra Cuba acapara espacio en contienda presidencial de 2016

Clinton pedirá al Congreso levantar el embargo de 1962

Washington.- El embargo que EEUU mantiene contra Cuba para asfixiar al régimen castrista es desde este miércoles en otro campo de batalla entre los precandidatos presidenciales de 2016, enfrentando a la demócrata Hillary Clinton con sus rivales republicanos.
La campaña de Clinton afirmó hoy que la exsecretaria de Estado pronunciará este próximo viernes un discurso en la Universidad Internacional de Florida (FIU) en Miami, en el que urgirá al Congreso a que levante el embargo contra Cuba, codificado en la Ley Helms-Burton de 1996.
Así, en la primera de sus apariciones públicas en Florida, Clinton se sumará al esfuerzo de diversos legisladores demócratas en la Cámara de Representantes, que el martes pasado presentaron una medida para eliminar el embargo comercial contra la isla.
Durante el discurso, previsto para las once de la mañana hora local, Clinton destacará que la oposición republicana a un mayor acercamiento con Cuba es parte de “las fallidas políticas del pasado” y que, en cambio, EEUU debe “mirar hacia el futuro” para dialogar con los cubanos sobre cómo corregir los abusos a los derechos humanos, explicó su campaña.
De esta forma, Clinton respaldará el deshielo con Cuba que anunció el presidente Barack Obama el pasado 17 de diciembre y su llamado a levantar el embargo.

Ataques republicanos

De inmediato, las campañas de los precandidatos presidenciales republicanos, Jeb Bush y Marco Rubio, exgobernador y senador por Florida, respectivamente, emitieron sendos comunicados para denunciar la postura de Clinton.
Bush reiteró que la política de EEUU debe ser de solidaridad con el pueblo cubano y no “capitular ante el opresivo régimen castrista” porque, a su juicio, la Administración Obama ha hecho “concesiones” que no han producido más democracia o libertad en la isla.
La portavoz de Bush, Emily Benavides, señaló además que Clinton se opuso a flexibilizar las restricciones contra Cuba en 2000 y 2008, exigiendo a su vez pruebas de un cambio político en Cuba.
Sin embargo, en 2014, Clinton sí se pronunció en contra del embargo tanto en un discurso ante el Consejo de Relaciones Exteriores como en su libro “Hard Choices”, argumentando que el embargo solo le ha servido de “excusa” al régimen castrista sin generar cambios democráticos en la isla.
Por su parte, Rubio, férreo defensor del embargo contra Cuba, dijo que consideró que Clinton está “cometiendo otro error grave” al buscar restablecer las relaciones con los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba.
“Las concesiones unilaterales a los Castro sólo fortalecerán a un brutal régimen anti-estadounidense a 90 millas de nuestra costa. El presidente (Barack) Obama y  la (ex) secretaria Clinton deben aprender que el apaciguamiento solo envalentona a los dictadores y gobiernos represivos, y debilita la postura global de EEUU en el siglo 21”, dijo Rubio, al afirmar que solo apoyaría el fin del embargo si éste viene acompañado de “una verdadera reforma democrática” en Cuba.
Según observadores, ningún funcionario público en Florida ha ganado una elección apoyando el levantamiento del embargo.
Pero, precisamente para fomentar un cambio en la isla es que el martes el legislador republicano por Minnesota, Tom Emmer, presentó la medida HR3238 para eliminar el embargo.
La medida se suma a los esfuerzos a lo largo de este año de otros republicanos, como el legislador Kevin Cramer y los senadores Jerry Moran, Jeff Flake y John Boozman, por levantar la  prohibición de viajes y otras restricciones a la isla.
El gobierno cubano ha condicionado la normalización de las relaciones al levantamiento del embargo, cuyos daños económicos calcula en poco más de un billón de dólares.
En EEUU, las principales trabas al levantamiento del embargo son políticas, aunque el gobierno de Washington calcula que Cuba debe hasta $8,000 millones en compensación por la confiscación de propiedades a individuos y empresas estadounidenses tras la Revolución de 1959.

Más apoyo popular

Si bien el embargo aún goza de apoyo entre miembros del exilio cubano en Florida, la mayoría de las encuestas de opinión, entre éstas las que realiza FIU cada año, da fe de un creciente apoyo a la normalización de las relaciones con Cuba, incluso entre grupos y líderes cubanoamericanos.
Una encuesta reciente del Centro de Investigación Pew señaló que el 56% de los republicanos apoya el levantamiento del embargo y la normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba tras 54 años de aislamiento y hostilidades.
En junio pasado, una encuesta de Bendixen & Amandi International entre 1,400 hispanos indicó que el 40% de los cubanos se inclinaría por un candidato que apoye la normalización de las relaciones con Cuba, mientras que un 26% opinó lo contrario, y el resto explicó que el asunto no sería un factor en las urnas.