Fuga de El Chapo: mexicanos no creen en la versión oficial

Sondeo del influyente New Yor Times muestra gran pérdida de confianza en las autoridades

Ciudad de México

Los mexicanos podrán creer todas las versiones sobre la fuga de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, pero no la oficial, dice The New York Times. La incredulidad está fundamentada en los argumentos que dio el gobierno de Enrique Peña Nieto en casos de posible corrupción como el de la “casa blanca” o en el caso de la desaparición de los jóvenes estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

William Neuman escribe en la portada del diario estadounidense las diferentes teorías que tienen los mexicanos sobre la fuga de “El Chapo”. Van desde la idea de que el capo sinaloense nunca estuvo preso en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso), hasta la especulación de que Guzmán Loera salió por la puerta de esta prisión ya sea por “el incumplimiento de un pacto” o para “negociar un acuerdo con los jefes de las otras organizaciones que trafican droga”.

“La versión oficial de la fuga es que el señor Guzmán, quien es conocido como ‘El Chapo’, se deslizó a través de un agujero en el suelo de la ducha de su celda y luego a través de un túnel de 1.5 km de largo excavado en secreto bajo los muros de lo que se supone que es la prisión más segura del país […]. Pero para el gobierno, lo que alguna vez pudo haber sido una falta de credibilidad es ahora un abismo de la incredulidad, y los millones de mexicanos no están comprando esta versión”, dice la publicación.

The New York Times dice que si bien los funcionarios han reconocido que la corrupción jugó un factor en la fuga de Guzmán Loera, “esta admisión apenas si inspira confianza en el público, y hay aparentemente tantas versiones alternativas de la huida épica del señor Guzmán como mexicanos”.

Y da unos ejemplos:

• El túnel es sólo una artimaña para desviar la atención del público, y el señor Guzmán, un multimillonario de renombre con los recursos para sobornar a quien él quiere, simplemente salió por la puerta principal de la prisión.

• Él en realidad no se escapó porque nunca estuvo en la cárcel.

• El hombre en la cárcel no era el señor Guzmán, pero si un doble que se escapó, o no, a través del túnel o por algún otro medio.

• El gobierno tenía un pacto con el señor Guzmán para dejarlo fuera de la prisión, pero no cumplió, por lo él que tomó el asunto en sus propias manos.

• El gobierno tenía un pacto con el señor Guzmán para dejarlo fuera de la cárcel, y se apegó a este acuerdo.

• A Guzmán se le permitió escapar porque el gobierno lo envió a negociar un acuerdo con los jefes de las otras organizaciones que trafican drogas.

• Guzmán se ofreció a ir a la cárcel para protegerse de los intentos de asesinato por los rivales del narcotráfico, y entró cuando él quizo, y salió cuando estaba listo.
The New York Times dice que no ayuda a la credibilidad del gobierno que “El Chapo” Guzmán se escapara por segunda ocasión. “Después de que la captura del señor Guzmán fuera anunciada a principios de 2014, el Presidente Enrique Peña Nieto dijo que sería imperdonable que se escapara de nuevo. Cuando el señor Peña Nieto regresó de una visita de Estado a Francia después de la fuga, se comprometió a recuperar el capo de la droga, pero agregó que no nada se ganaba con enojarse”.

El medio estadounidense entrevista a mexicanos de todas las edades y de todo el país, quienes le dan cuenta de sus teorías acerca de cómo ocurrió el escape de Joaquín Loera Guzmán. Para Yolanda Ley, de 48 años, oriunda de Culiacán, Sinaloa, estado del que es originario “El Chapo”, “todo el mundo sabe que esto es una pieza de teatro […]. Se puede ver que el túnel es viejo. No es nuevo. Todo esto es una burla para mantener a la gente entretenida”.

Manuel Benítez, de 67 años, un administrador del gobierno jubilado, dijo al diario neoyorquino que Guzmán Loera “salió por la puerta principal, y esto era algo que ya estaba perfectamente planeado y ejecutado […] ¿Cómo es posible que el ruido de la perforación para hacer el túnel no fue advertido por alguien? ¿Nadie, cualquiera, oyó ese tremendo ruido?”

Para Benítez, el gobierno hizo un trato Guzmán el año pasado para capturarlo con el fin de calmar el descontento público sobre la escalada de violencia guerra contra las drogas, con la seguridad de que él iba a poder salir de prisión dentro de poco tiempo. “En este país, el dinero hace que todo sea posible”, dijo.

Vanessa Rivera, de 20 años, una estudiante universitaria, dijo a The New York Times que “‘El Chapo’ nunca estuvo en la cárcel […]. ‘Qué casualidad que pasó cuando EPN volaba a Francia’”.

El diario dice que otra situación que despertó las sospechas entre los mexicanos fue la fotografía que difundió el gobierno de “El Chapo” con la cabeza rapada cuando en un video que difundió sobre el escape del capo, se ve a Guzmán Loera con cabello.

“La corrupción satura el gobierno en prácticamente todos los niveles: los alcaldes y la policía local, gobernadores, legisladores y militares. Es extensamente conocido que los presidentes dan contratos lucrativos a sus compinches. El señor Peña Nieto ha estado envuelto en un escándalo por una lujosa casa que su mujer estaba comprando en condiciones favorables de un contratista del gobierno”, recuerda el medio que la semana publicó un reportaje sobre la relación de Enrique Peña Nieto y Juan Armando Hinojosa, dueño de Grupo Higa.