Urgen a Feinstein a ponerse del lado de los inmigrantes

Le piden no presentar ni apoyar ninguna pieza legislativa que permita la colaboración entre ICE y las policias locales

Líderes de la comunidad inmigrante protestaron afuera de las oficinas de la senadora Dianne Feinstein para urgirla a no apoyar los ataques políticos antiinmigrantes y rechazar cualquier legislación que obligue a las policías locales a colaborar con el Servicio de Migración y Aduanas (ICE).

“La senadora Feinstein no debe apoyar ninguna ley que involucre a los policías locales con ICE”, dijo en la protesta Martha Arévalo, directora de CARECEN.

“Los actos malos de una persona no deben ser usados para perseguir comunidades enteras que son parte de la estructura de nuestro estado”, señaló la líder.

Tras la reciente tragedia de San Francisco en la que murió Kathryn Steinle, presuntamente a manos  de Juan Francisco López Sánchez, un inmigrante indocumentado con siete condenas previas, se ha desencadenado una tormenta contra los inmigrantes, dijeron los participantes.

Pero los problemas no se acaban para la comunidad inmigrante, ya que en Santa María, en la costa central de California, otro inmigrante indocumentado es acusado de un crimen: de violar y causar la muerte de una anciana.

Los líderes que se manifestaron afuera de la oficina de la senadora dijeron que en lugar de que Feinstein se ponga de lado de las comunidades inmigrantes para que no se les culpe por las acciones de una persona, ella ha insinuado que presentará o apoyará una legislación similar en el Senado.

“Esto echaría por tierra las ganancias que con tanto esfuerzo se han logrado al obtener la confianza de los inmigrantes para reportar los crímenes de los que con frecuencia son víctimas. Sabemos que las víctimas o testigos tienden a reportar menos el crimen y dar información si tienen miedo a la deportación”, indicó Arévalo. Una legislación como la que Feinstein ha insinuado hace a las comunidades menos seguras, añadió.

La Opinión buscó un comentario de la oficina de la senadora Feinstein sobre la petición de los activistas pero no se tuvo respuesta inmediata.

“El forzar a las policías locales a colaborar con ICE, y castigar a las ciudades por no hacer nada, va contra los valores de segundas oportunidades y redención, y crea una atmósfera de persecusión en las comunidades que de por sí ya tienen muchos desafíos”, dijo María Rodríguez, especialista en compromiso comunitario de la Coalicion Juvenil de Inmigrantes de Inland Empire, quien también participó en la manifesfación.

En el país, más de 300 jurisdicciones han optado por no colaborar con las órdenes de detención de ICE. “Si Dianne Feinstein realmente quiere mejorar la seguridad pública, debe escuchar a estas agencias del orden, ponerse de lado de las comunidades inmigrantes, y rechazar las políticas de colaboración con ICE”, indicó Rodriguez.