¿Quién es el ‘Compa Negro’, el afroamericano amante de corridos?

El Eminem de la música regional mexicana asegura que “la música no tiene color, ni raza”
¿Quién es el ‘Compa Negro’, el afroamericano amante de corridos?
Rhyan Lowery, de 19 años y conocido como el "Compa Negro".

@Alvaradoisa

El narcocorrido del cantante Roberto Tapia dice así: “Él forma parte del cartel más fuerte que existe/ es de puro Culiacán/ trae la camisa bien puesta orgulloso lo dice/ yo soy ‘El Chapo Guzmán’”.
El tema era parte del repertorio que el grupo “Los Más Poderosos” preparaba para cantar una noche de esta semana en un club de Moreno Valley, a hora y media del centro de Los Ángeles. Estaba fresca la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, y seguro solicitarían corridos del capo.
“Yo sé que me las van a pedir, ‘¡cántame una de él, algo que hable de ‘El Chapo’!”, dice la voz líder del conjunto musical, Rhyan Lowery, un afroamericano que ya lleva cuatro años cantando corridos, cumbias y baladas en los centros nocturnos del sur de California y de otras partes del país.

Rhyan Lowery, un afroamericano que ya lleva cuatro años cantando corridos, cumbias y baladas en los centros nocturnos del Sur de California y de otras partes del país.

Rhyan Lowery, un afroamericano ya lleva cuatro años cantando corridos, cumbias y baladas en los centros nocturnos del Sur de California y de otras partes del país.

El Compa Negro y Los Más Poderosos. Foto: Suministrada

Arriba del escenario, vistiendo sombrero, cinturón de hebilla grande y botas vaqueras, nadie lo conoce como Rhyan, sino como el explosivo “Compa Negro”, el chico nacido en Compton que se enamoró de la música regional mexicana en Perris, a donde se mudó su familia cuando él tenía 14 años.
Un día, Lowery, ahora de 19 años, escuchó a un conjunto norteño tocando en una casa, se acercó y lo invitaron a acompañarlos en la batería. El chico siguió frecuentando los ensayos, se aprendió algunas letras y subió un video en YouTube cantando un tema de Larry Hernández. Decenas de miles lo vieron.

 

El salto profesional

Uno de esos curiosos fue Antonio López, dueño de la productora Música Marca Diablo. Pero él acepta que tardó un poco en comprender que estaba frente al concepto musical más novedoso de su carrera. “Al oírlo, si no hubiera visto que era negro hubiera pensado que era cualquier paisa”, comenta.

Con el tiempo, no solo la fluidez del español de Lowery ha mejorado, sino que su evolución escénica es notable. Sus movimientos ahora son ágiles y similares a los de cantantes del llamado género de la “música alterada”, especializado en corridos con un ritmo más acelerado al tradicional.

“Me gusta cómo suena la canción”, comenta Lowery sobre los narcocorridos que interpreta y cuyas letras no entendía en un principio. “Suenan bien y quizás no sabes ‘con cuerno de chivo y bazuca’ [canta parte de un tema], la música no suena como si matas a alguien, suena bien, es catchy [pegajosa]”, dice.

 

Una vida ranchera

Pero el “Compa Negro” no sólo entona estos temas populares para los mexicanos, sino que en Perris optó por la vida ranchera: monta a caballo, cría animales de granja y casi nunca se quita las botas. La mayoría de sus amigos son mexicanos. El hip-hop, dice, pasó a segundo plano en sus preferencias musicales.
En un concurso de canto en el que participó, el productor de radio Pepe Garza le expresó: “Tienes a tu favor esa emoción que nos da que alguien que no es propiamente de nuestra raza le guste, ame, abrace nuestra música, pero tienes en tu contra un acento que es difícil de vencer”.
Lowery asegura que muchos en la industria musical lo rechazan y le meten zancadillas.
“El principal comentario de todos es ‘¿por qué estás tratando de quitarnos nuestra música?”, señala el chico, quien tiene un argumento más poderoso a su favor: “la música no tiene color, ni raza”.
Para algunos él es el Eminem de la música regional mexicana.

Alrededor de la web