Preocupa que angelinos ya jueguen a la lotería en la bomba de gas

Todo lo que tiene que hacer es pasar su licencia de manejo y su tarjeta de crédito o débito por la bomba de gas, pero muchos temen que esto aumente la adicción al juego
Preocupa que angelinos ya jueguen a la lotería en la bomba de gas
A la fecha hay 87 estaciones a lo largo de California en donde los automovilistas pueden comprar sus billetes de lotería en las bombas

Mario López no se imaginaba que muy cerca de su casa hay al menos dos gasolineras donde ya puede comprar los billetes de lotería en las propias bombas con las que surte su auto con combustible.

“Eso me gusta, sería muy cómodo. No tiene uno que ir a otro lado, o meterse a la tienda de la gasolinera”, dice este inmigrante cubano que vive en Glendale y es un asiduo comprador de lotería.

Desde hace un año, la lotería estatal comenzó a poner en marcha en forma paulatina un nuevo programa “Juega en la bomba” (Play at the Pump) para que la gente pueda comprar su billete mientras llena el tanque de gasolina.

080415_1_Lottery Gas Station

A la fecha hay 87 estaciones a lo largo de California en donde los automovilistas pueden comprar sus billetes de lotería en las bombas, y están a punto de llegar a los 100. Muy pocos, si se considera que la lotería se vende en más de 21,000 establecimientos en el estado.

En la ciudad de Los Ángeles hay diez estaciones expendedoras de gasolina en las que puedes jugar a la lotería en la bomba de gas. Pero en Glendale hay al menos dos, y también se encuentran en las ciudades colindantes como Canoga Park, Gardena, West Covina, Long Beach, Whittier, Torrance y otras.

A la fecha hay 87 estaciones a lo largo de California en donde los automovilistas pueden comprar sus billetes de lotería en las bombas
A la fecha hay 87 estaciones a lo largo de California en donde los automovilistas pueden comprar sus billetes de lotería en las bombas

En busca de nuevos clientes

Alex Traverso, portavoz de la lotería estatal dijo que decidieron establecer la venta de sus productos en las bombas de gasolina porque estudios que han hecho demuestran que el 70% de la gente que llena sus tanques nunca se mete a las tiendas de los negocios gasolineros a comprar nada.

“Así que Play at the Pump es una buena manera de tratar de introducir nuestros productos para la gente que probablemente no compran ahora”, explicó Traverso.

Y agregó que es una forma más de tratar de generar ingresos adicionales para las escuelas de California.

En el año fiscal 2014-15, la lotería ganó 5,500 millones de dólares; 1,300 millones de dólares se fueron a las escuelas.

La respuesta hasta este momento ha sido buena, dijo Traverso. “Una vez que lleguemos a las 100, vamos a evaluar cómo van las cosas y ver si queremos ampliarlo a más estaciones”, indicó.

Grupos que buscan restringir las apuestas han criticado este nuevo método de incentivar la venta de los billetes de la lotería.
Grupos que buscan restringir las apuestas han criticado este nuevo método de incentivar la venta de los billetes de la lotería.

Preocupaciones por este nuevo modelo de ventas

Pero no todo mundo está contento con la ampliación de las ventas de los billetes de la lotería en las bombas de gas. Varios grupos como la Coalición de California en contra de la Expansión de las Apuestas han puesto el grito en el cielo porque temen que el uso de la tarjeta de crédito para comprar billetes de lotería pueda fomentar la adicción al juego, y sobre todo explotar a los más pobres y a las minorías.

Según el documental Out of Luck que examina el sistema de loterías estatales en Estados Unidos, quienes juegan a la lotería son los más pobres, con poca educación y jugadores adictos.

Traverso dijo que entendían la preocupación de los grupos y por eso, a fin de evitar esto, han limitado las compras en las bombas de gas a 20 dólares por día y 50 dólares por semana. “Sentimos que es una cantidad responsable”, observó.

El programa Juega en la Bomba de Gas, el primero en California, desde que lanzó la lotería estatal en 1985, que permite comprar billetes de lotería con tarjetas de crédito y debito. Antes, la política de compra era estrictamente de pago en efectivo. Esto servía para prevenir que los más pobres se gasten lo poco que tienen y que los apostadores se dieran vuelo.

Alrededor de la web