Que te como a besos

Para muchas culturas, besarse no tiene nada de romántico
Que te como a besos
Foto: Shutterstock

A los latinos nos gustan los besos.  Un poco por románticos y un poco por costumbre, besamos a novios, padres, hijos, amigos y más de una vez, a completos desconocidos.  Pero no todas las culturas ven muy romántica  nuestra costumbre de juntar los labios e intercambiar saliva.

Un estudio de Jankowiak, Volsche y García de la Universidad de Nevada, publicado en American Anthropolgist (onlinelibrary.wiley.com), encontró que sólo el 46% de las culturas consideraban romántico besar a alguien. Esto es, de 168 culturas examinadas, 77 se besaban románticamente, mientras que las otras 91 no le veían ningún encanto, lo consideraban gracioso e incluso insalubre. Los miembros de la cultura Tsonga, de Sudáfrica, por ejemplo, describían a  los europeos que se besaban como “chupándose mutuamente, tragando la saliva y suciedad del otro”.

En ciertas regiones de Sudan aún existe la creencia de que un beso puede robarte el alma, literalmente. Tampoco se han encontrado evidencias de personas besándose en ciertas culturas amazónicas y africanas, o en textos del Antiguo Egipto.

El estudio encontró que las sociedades con mayor estratificación social se besaban más que aquellas sin división de clases y que el 27% de las culturas asiáticas no estaban interesadas en arrimarle los labios a sus parejas.  Los besos tampoco son conocidos en la cultura Sirono de Bolivia, o entre los somalienses. En lugar de los labios, los Maori de Nueva Zelanda y los esquimales chocan sus narices, inhalando el aliento del otro

¿Qué hay en un beso?

Compilamos una serie de datos interesantes sobre los besos que quizás desconocías.

  1. ¿Para qué lado mueves la cabeza? El investigador alemán Onur Güntürkün encontró que dos tercios de los adultos inclinan la cabeza a la derecha, cada vez que van a besar a alguien.
  2. Una persona promedio ocupa 20,160 minutos de su vida besando a alguien (alrededor de dos semanas).
  3. El récord del beso más largo lo tiene una pareja tailandesa que se besó durante 58 horas, 35 minutos y 58 segundos.
  4. En un beso se pueden transmitir 80 millones de bacterias. Pero al mismo tiempo, se ha comprobado que los besos reducen la ansiedad y el estrés, aumentan el sentimiento de satisfacción con la pareja y reducen los niveles de colesterol (Western Journal of Communication).
  5. Físicamente, cuando besamos a alguien, nuestro cuerpo produce dopamina, se nos dilatan las pupilas, nuestro corazón late más rápido y nuestro cerebro recibe más oxígeno.
  6. Los labios tienen más terminaciones nerviosas que otras partes de tu cuerpo.
  7. Algunas teorías atribuyen el origen de los besos a la costumbre de las madres de pasarles boca a boca el alimento a sus bebés, lo que luego se convirtió en un símbolo de amor.

Alrededor de la web