La inversión en inmigrantes, clave para las empresas

Si la competitividad de EEUU depende en buena parte de la capacitación de los trabajadores, entonces las empresas deben invertir en la integración de la fuerza laboral inmigrante.

Esa es la conclusión de un estudio divulgado el martes por el Instituto Urbano, que exploró cómo todo tipo de empresas pueden fomentar la integración de los trabajadores inmigrantes, que en 2013 totalizaron 24 millones.

“Las prácticas que adopten pueden mejorar significativamente tanto la productividad de sus empleados como su calidad de vida. EEUU no tiene una política de integración nacional, y por lo tanto recae sobre las compañías formular sus propias prácticas”, señaló la autora del estudio María Enchautegui. El estudio fue divulgado mientras aumenta el apoyo del empresariado a una reforma migratoria integral que permanece congelada en el Congreso.

Las empresas que invierten en la integración de sus empleados registran mejores niveles de productividad y promoción interna y lealtad de los trabajadores, según el análisis.

En EEUU, más de uno de cada seis empleados son inmigrantes, ó 24 millones en 2013. De éstos, el 25% no domina el inglés, el 26% carece de un diploma de secundaria, y el 52% no ha obtenido la ciudadanía estadounidense.

Las barreras del idioma y las dificultades para transferir credenciales y diplomas obtenidos en el exterior son algunas de las trabas que afrontan los trabajadores inmigrantes para su avance social.

El Instituto Urbano recomienda que se pongan en marcha  programas de enseñanza de inglés, de ciudadanía, capacitación labora y se evalúen las destrezas obtenidas en otros paises. Además se pide una mayor capacitación de recursos humanos en materia de inmigración y que se patrocinen ajustes migratorios.