Preocupa a residentes contaminación de terrenos en Torrance

El EPA encontró niveles considerables de químicos que pudieran causar cáncer y otras enfermedades
Preocupa a residentes contaminación de terrenos en Torrance
Este es uno de los lotes baldíos donde el EPA encontró químicos contaminantes en LA.

Venancio Moreno ha vivido en Torrance desde que llegó de México, hace más de 40 años. Pero no fue hasta esta semana que se enteró que su casa estaba cerca de un terreno contaminado.  

“Yo estaba aquí cuando esto todavía estaba poblado”, dijo Moreno, señalando el predio baldío en donde existió una planta procesadora de goma sintética y en donde también había casas alrededor.   

Moreno recuerda la presencia de una refinería y casas alrededor, pero con el tiempo desaparecieron tanto la fábrica como los hogares.

Venancio Moreno vive al lado de los terrenos donde se han encontrado químicos contaminantes.
Venancio Moreno vive al lado de los terrenos donde se han encontrado químicos contaminantes.

El terreno al que se refiere Moreno es el denominado Del Amo, uno de los dos lugares en Torrance que han sido declarados contaminados por los químicos que usaban las industrias para el procesamiento de sus productos. En Del Amo se elaboró goma sintética, desde 1942 hasta principios de los 70 mientras que en el otro , denominado Montrose, se procesó Dicloro Difenil Tricloroetano (DDT), desde mediados de los 50 hasta principios de los 80.

Recientemente, la Administración Federal para el Medio Ambiente (EPA) encontró que en 107 casas alrededor de estos terrenos detectaron rastros de benceno, cloroformo y tetracloroetileno, químicos que en altos niveles podrían causar cáncer y otras enfermedades. La EPA anunció que hará pruebas para determinar la calidad del aire en esta zona.

Alejandro Díaz, coordinador de participación comunitaria de EPA para la Región 9, dijo a La Opinión que el objetivo es verificar el potencial de emanación de vapores contaminantes desde la tierra relacionada con los sitios de contaminación.

“EPA ha recolectado información para evaluar el potencial de emanación de vapores en el pasado”, dijo Díaz. “Sin embargo, EPA ha fortalecido sus niveles de protección para ciertos contaminantes, como el tricloroetileno (TCE), debido a nueva información sobre los riesgos relacionados con la exposición al TCE”.

Sin embargo, a pesar de la nueva información,  Díaz destacó que no existe un riesgo asociado con la entrada de vapores a las casas.

“Los niveles de compuestos orgánicos volátiles que se encontraron son muy bajos para que puedan representar un riesgo para la salud a largo plazo”, dijo Díaz.  “EPA está trabajando para limpiar la contaminación del agua subterránea subyacente y continuará investigando la vía de emanación de vapores para tomar medidas inmediatas, si los resultados requieren dicha acción”.

El EPA comenzó la limpieza de Montrose en 1989 y la de Del Amo en el 2002.

Juan Martinez y Javier Alcala dicen estar preocupados por la presencia de químicos contaminantes cerca de sus hogares.
Juan Martinez y Javier Alcala dicen estar preocupados por la presencia de químicos contaminantes cerca de sus hogares.

A pesar de lo que digan el EPA y otras agencias gubernamentales, Javier Alcalá, otro residente de la zona, considera que existe riesgo para todos, tanto para los que viven en las casas afectadas como para los que no. Su residencia esta a pocas cuadras de Montrose.

“El gobierno debería dedicarse a limpiar las propiedades; construir para la comunidad, como un parque. Por aquí estamos rodeados de puras compañías”, dijo Alcalá, a quien también le preocupa una tubería de gas subterránea que pasa por la esquina de su casa. “Si aquí tiembla, vamos a tronar con todo y mis perritos. Vamos a salir volando”, añadió riendo.

Aunque la casa de Moreno parece no estar afectada, él también muestra preocupación.

“Ese terreno nunca lo van a limpiar porque me acuerdo que hacían fosas y enterraban los desechos allí”, relató. “En aquel tiempo no había tanta regulación. Nadie pensaba en el futuro. La salud no nos la van a devolver, pero por lo menos deberían pagarnos por todo lo que nos ha hecho la contaminación”.