Vacuna contra el VPH: desconocida y temida por muchos

Aunque se sabe que previene varios tipos de cáncer, pocos adolescentes están recibiendo esta inmunización por temor o ignorancia de sus padres

Vacuna contra el VPH: desconocida y temida por muchos
En California, los niños deben ser inmunizados contra 10 enfermedades para poder asistir a escuelas públicas o privadas.
Foto: Archivo / La Opinión

Hasta agosto del año pasado Hugo Ramírez no sabía que existía una vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) que previene contra varios tipos de cáncer y, mucho menos, que la misma es recomendada para niños y adolescentes. Pero, gracias a un comunicado entregado por la escuela de su hija, en el que le recomendaban que se le administrara la vacuna, Ramírez se enteró de los beneficios de esta inmunización.

“A la niña, que en aquel entonces tenía 13 años, la enfermería de la escuela le dijo que tenía que ponerse esa vacuna y cuando pregunté de qué se trataba, nos dijeron que era para evitar el cáncer por infecciones sexuales (…) y yo les dije que la niña no estaba activa (sexualmente)”, recuerda Ramírez, quien tiene tres hijas de 28, 23 y 14 años.

Sin embargo, luego de aprender más sobre esta medicina, decidió colocársela a su hija en mayo de este año. “Yo soy un hombre de mente abierta y lo importante para nosotros es la prevención”, dice el padre ecuatoriano.

Al igual que Ramírez, muchos padres se han enterado sobre la vacuna contra el VPH a través de las escuelas de sus hijos. Y, aunque su uso se recomienda desde hace varios años, aún son muchos los que se niegan a ponérselas por temor a posibles efectos secundarios o porque creen que esto sería una manera de admitir que sus hijos ya son sexualmente activos.

“Tenemos que ser realistas. A estas alturas, los muchachos cuando tienen esa edad comienzan a tener actividad sexual. No podemos vigilar a nuestros hijos 24 horas y si hay una vacuna que puede prevenir algo, es mejor ponérsela”, comenta Ramírez.

Pocos están protegidos

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) recomiendan la vacuna contra el VPH, cuyo nombre comercial es Gardasil y Gardasil 9, para niñas y niños a partir de las edades de 11 a 12 años. Y, a pesar de que el número de niños y niñas entre 13 y 17 años a quienes se ha administrado la vacuna aumentó por segundo año consecutivo, la cifra sigue siendo aún baja.

sexo adolescente

De acuerdo a estadísticas del CDC, provenientes del reporte 2014 National Immunization Survey-Teen, cuatro de cada 10 adolescentes mujeres y seis de cada diez adolescentes varones no se han colocado la vacuna contra el VPH. Esto quiere decir que sólo 60% de las muchachas y 42% de los chicos han recibido la inmunización, la cual se recomienda en tres dosis en un período de seis meses.

“Estamos perdiendo oportunidades críticas para proteger a la próxima generación de cánceres causados ​​por el VPH”, asegura la doctora Anne Schuchat, ayudante de cirujano general y directora del Centro Nacional para la Inmunización de los CDC.

Causa varios cánceres

Según los CDC, las infecciones con VPH no se pueden curar y pueden causar cáncer de cuello uterino, de la vagina y la vulva en las mujeres y cáncer de pene en los hombres. En ambos sexos pueden ocasionar cánceres de ano y orofaringe (parte posterior de la garganta, base de la lengua y las amígdalas).

Cada año, alrededor de 27,000 mujeres y hombres en EEUU son diagnosticados con un cáncer causado por la infección por VPH. Pero Gardasil y Gardasil 9 ­-según las autoridades de salud- pueden prevenir la mayoría de estos cánceres si se colocan a temprana edad, incluso antes de que los chicos comiencen a ser sexualmente activos. Se pueden comenzar a usar a los 9 años en ambos sexos.

Por esta razón Hugo Ramírez, quien no lo pensó dos veces para colocarle la inmunización a sus hijas, recomienda a otros padres hispanos  que hagan lo mismo: “Si la ciencia está avanzado y previniendo este tipo de enfermedades con estas vacunas, que se las pongan”, exhorta.

Investigaciones del CDC han demostrado que la recomendación por parte de un doctor o un profesional de la salud es crucial para que los padres tomen la decisión de vacunar a sus hijos contra el VPH. Por ello, instan a las clínicas a sugerir la vacuna contra el VPH al igual que lo hacen con otras inmunizaciones.

Aparte de la vacuna contra el VPH, los preadolescentes necesitan otras tres inmunizaciones entre los 11 o 12 años, para protegerse contra enfermedades graves como la meningitis, tétano, difteria y tos ferina; y la gripe (flu).

Un virus común y de fácil transmisión

pareja adolescente

El VPH es la enfermedad de transmisión sexual más común en EEUU. Las autoridades de salud calculan que que actualmente 20 millones de personas en el país viven con el virus y cerca de seis millones más se infectan cada año (74% de ellos entre 15 a 24 años).

Sobre la enfermedad

El VPH causa verrugas genitales (genital warts), herpes y cáncer de cuello uterino o cérvix, la vulva, vagina, ano, pene y garganta. Existen cerca de 150 cepas de VPH, de las cuales 40 pueden ser transmitidas sexualmente y simplemente con el contacto entre los genitales, o el contacto genito-bucal.

No hace falta que haya penetración en la vagina y el ano o intercambio de fluidos (sangre o semen) como en el caso del VIH/Sida, para que la persona se infecte. Tampoco hace falta que existan verrugas o lesiones de herpes latentes para que ocurra la infección.

En la gran mayoría de casos no se presenta ningún síntoma y en algunas personas infectadas el virus se irá por sí solo, pero en otras se quedará para siempre sin presentar ninguna señal. Por ello es que existen tantos que son portadores y no lo saben. Se estima que la mitad de todos los hombres y mujeres que tienen relaciones sexuales en el país (50%), se infectarán con este virus en algún momento de su vida.

Hay tres vacunas

En el año 2006 la Administración Federal de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA) aprobó la administración de la vacuna Gardasil, fabricada por los laboratorios Merck & Co., Inc., contra el VPH para mujeres de entre 9 y 26 años para prevenir el cáncer cervical.

La misma vacuna, con el nombre de Gardasil 9 fue aprobada en 2009 para varones de 9 a 26 años para prevenir el riesgo de verrugas genitales y el cáncer anal. Otra vacuna contra el VPH, aprobada por la FDA, fue la Cervarix, producida por GlaxoSmithKline.