Jeb Bush se opone a quitar nacionalidad a hijos de indocumentados

Trump y varios otros precandidatos republicanos proponen ese cambio, alegando que es un imán para la inmigración sin papeles.
Jeb Bush se opone a quitar nacionalidad a hijos de indocumentados

La campaña del precandidato presidencial republicano Jeb Bush confirmó hoy que este no favorece la revocación de la nacionalidad por nacimiento, luego que varios de sus competidores republicanos propusieran este cambio.
El magnate Donald Trump, en su plataforma de inmigración publicada el domingo, dijo que habría que impedir que los hijos de indocumentados nacidos en Estados Unidos recibieran automáticamente la nacionalidad ya que “este es uno de los imanes más grandes de la inmigración ilegal”.
Otro precandidato, Scott Walker (gobernador de Wisconsin) se hizo eco de Trump y dijo estar de acuerdo en que ese cambio sería una buena idea. El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, dijo hace unos días estar “abierto” al cambio.

Bush: “es un derecho constitucional”.

Durante un evento de campaña en Carolina del Sur, Bush dijo el lunes que “todo plan debe ser realista”, indicando que la propuesta de Trump de “confiscar las remesas” era imposible de llevar a cabo.
Bush dijo además que el proceso de revocar la “ciudadanía por nacimiento” sería largo y complicado porque “requiere un cambio a la Constitución”, según reportó The Washington Post.
Este martes, portavoces de su campaña confirmaron a este diario su oposición a esta propuesta. Durante un evento en Carolina del sur hoy, el ex gobernador confirmó su postura indicando que “este es un derecho constitucional y no apoyo revocarlo”.
Hay discusiones en la derecha estadounidense sobre si el cambio podría darse con una simple ley del Congreso o si requeriría una enmienda constitucional. La derecha más radical argumenta que basta con un cambio al estatuto, pero diversos expertos constitucionales están en desacuerdo.
Un portavoz de la campaña de Bush indicó que no es la primera vez que el ex gobernador de Florida y hermano del ex presidente George W. Bush sale en contra de esta medida.
En su libro “Immigration wars”, publicado el año pasado, Bush dice que “creemos que bajo nuestra constitución, los niños nacidos dentro de las fronteras de los Estados Unidos son ciudadanos. No discutimos ese tema, porque eso solo puede cambiar con una enmienda constitucional”.

Graham acusa a Trump de decir “sandeces”.

Otro precandidato republicano, el Senador Lindsay Graham, dijo que las propuestas de Trump sobre inmigración son “sandeces” y “pueden destruir al Partido Republicano”.
Durante prácticamente toda la historia de Estados Unidos, los nacidos aquí adquieren automáticamente la ciudadanía estadounidense sin importar quiénes son sus padres, una práctica consagrada en la Décimo Cuarta enmienda de la Constitución.
Esta enmienda se realizó para que los hijos de esclavos nacidos en Estados Unidos pudieran convertirse en ciudadanos. Fue aprobada en 1868.
Una enmienda constitucional requiere un proceso mucho más difícil que la aprobación de una ley regular, incluyendo la aprobación de los dos tercios de ambas cámaras del Congreso y la ratificación de tres cuartas partes de las legislaturas estatales.