Piojos: que no se muden de la escuela a tu casa

Sigue estos consejos de los expertos para prevenir y eliminar estos parásitos comunes en los alumnos
Piojos: que no se muden de la escuela a tu casa
La picazón e inflamación en el cuero cabelludo hace que el niño se rasque mucho la cabeza, lo que puede causar una infección secundaria de la piel.
Foto: Archivo

Este otoño tus hijos no serán los únicos que regresarán a la escuela cuando inicie el nuevo año escolar. Con ellos llegarán los piojos, esos indeseados y repugnantes insectos que invaden las cabezas de los niños y se convierten en la peor pesadilla de cientos de padres en todo el país.

Según información de las autoridades de salud de EEUU, los piojos son un problema habitual en la época escolar, sobre todo en menores entre los 3 y 12 años. Estimaciones oficiales indican que estos insectos afectan a más de 12 millones de escolares en el país cada año.

Y, aunque no transmiten enfermedades o infecciones que representen un peligro para la salud, estos bichos son muy contagiosos y pueden resultar muy molestos para los niños.

piojos nina

Los piojos son pequeños parásitos de seis patas que tienen el tamaño de una semilla de sésamo (como la usada en panes para hamburguesas). Viven en el cuero cabelludo o muy cerca de éste, donde se alimentan de sangre y, debido a que se mueven muy rápido por la cabeza, es muy difícil detectarlos y eliminarlos.

En caso de que la infestación en la cabeza de tu hijo sea muy numerosa, el niño puede sufrir picazón e inflamación en zonas del cuero cabelludo. Esto provoca que se rasquen mucho y es ahí cuando se puede producir una infección secundaria de la piel.

Por mucho asco que puedan producir, las infecciones de piojos son muy comunes en las escuelas debido al contacto directo de cabeza a cabeza entre los niños en edad escolar. Cualquier niño puede contagiarse y a eso se le conoce médicamente como infección de pediculosis.

Cero tolerancia

La mayoría de los sistemas escolares de todo el país siguen las políticas de “cero tolerancia” contra los piojos, que son recomendadas por la Academia de Pediatría de EEUU, la Asociación Estadounidense de Salud Pública y la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares.

En las escuelas públicas como las de Nueva York, por ejemplo, se sigue un protocolo muy riguroso si se sospecha que hay una infestación de piojos. Si un maestro ve a un niño que se rasca mucho la cabeza, lo primero que debe hacer es revisarlo y si se identifica que tiene piojos debe enviarlo a la oficina de la enfermera escolar.

eliminar piojos

Si allí se certifica la presencia de piojos, el niño es excluido de la escuela y se envía una carta a los padres con el procedimiento a seguir. El menor afectado no podrá regresar a la escuela hasta que traiga una carta de un doctor donde se indique que fue tratado contra estos parásitos. Por lo general se usa un remedio en forma de champú del cual se usan dos dosis con 8 días de separación.

Prevención y tratamientos

  • Revisa la cabeza de tus hijos con detenimiento y aprende a identificar los piojos. Es más fácil hacerlo bajo una lámpara con luz brillante o con una lupa.
  • Con un cepillo, aparta el cabello hacia abajo hasta el cuero cabelludo en secciones muy pequeñas, buscando tanto piojos que se mueven, como sus huevos (liendras).
  • Se recomienda revisar la parte superior del cuello y en las orejas, que son los lugares más comunes para encontrar los huevos.
  • Enseña a los niños a no compartir sombreros, peines, cepillos y otros objetos personales con sus compañeros.
  • Si el niño está infectado lava toda su ropa, sábanas y toallas con agua caliente y déjala en la secadora como mínimo por 20 minutos.
  • Sella los juguetes de peluche de los niños infectados en una bolsa de plástico por 10 días para que los piojos mueran de inanición.
  • Elimina peines y cepillos o colócalos en remojo en alcohol o en el champú recetado para matar piojos.
  • Si se trata de niñas arroja a la basura todos los accesorios para el cabello como cintas y banditas elásticas.
  • Pasa la aspiradora meticulosamente por alfombras y muebles tapizados.
  • Hay lociones y champús efectivos y se encuentran disponibles sin receta médica en farmacias y bodegas. Si no funcionan, el médico puede recetar un medicamento que contenga insecticida, el cual se debe utilizar exactamente de acuerdo a las instrucciones.
  • El tratamiento puede causar efectos secundarios en niños menores de seis meses. Por ello siempre consulta con un médico.
  • Si tienes mascotas como perros o gatos no debes preocuparte, porque los animales domésticos no pueden infectarse con los piojos de los humanos.