Las vacunas son obligatorias para acudir a la escuela

Los niños que regresan a clases deben tener todas las inmunizaciones requeridas por las leyes estatales
Las vacunas son obligatorias para acudir a la escuela
Las vacunas deben ponerse a niños desde los 2 meses hasta los 18 años.
Foto: Archivo

Recientemente, los estados de Nueva York y California aprobaron sendas leyes que hacen obligatorias algunas o casi todas las vacunas para los niños en edad escolar que regresen a clases este otoño.

Si bien las medidas han avivado la controversia –y preocupación— entre muchos padres que se resisten a vacunar a sus hijos, lo cierto es que la mayoría de los expertos en salud coinciden en que las inmunizaciones infantiles son la manera más efectiva de proteger a los niños de enfermedades peligrosas.

La Asociación Estadounidense de Pediatría recomienda las vacunas porque, según declara, protegen contra una serie de enfermedades mortales que pueden contagiarse a niños y adolescentes dentro de los centros de estudios, pero que son fácilmente prevenibles. Entre estas enfermedades destacan el tétano, la difteria, sarampión, viruela, paperas, rubéola, polio, hepatitis B, tos ferina y varicela.

“La meta con las vacunas es tratar de proteger a los niños y jóvenes estudiantes, y pienso que lo que se está viendo en California es un paso en la dirección correcta para tratar de eliminar y evitar estas infecciones muy serias que hemos visto”, indicó el doctor Héctor de León, pediatra de Kaiser Permanente en Colorado.

Las leyes estatales en Nueva York y California requieren que todos los niños que van a la guardería, jardín de infancia y de preescolar hasta el grado 12, deben poseer todas las vacunas obligatorias. Además, todo alumno desde los 2 meses hasta los 18 años, debe tener pruebas de que recibió una evaluación médica completa en los pasados 12 meses, incluyendo las inmunizaciones.

Los padres deben saber que si sus hijos no cumplen con las inmunizaciones requeridas por el estado, no serán aceptados en el centro de estudios. “Cuando a un niño que no está vacunado le da sarampión, es muy fácil que infecte a otros niños y no sólo a uno o dos, sino a 10 o 12. El riesgo es muy alto”, explicó de León.

El pediatra subrayó que los menores que están en mayor riesgo de infectarse en las escuelas son aquellos que ya sufren de alguna condición médica o que tienen el sistema inmunológico comprometido.

Para comprobar que los niños poseen las inmunizaciones actualizadas se pueden mostrar documentos de médicos particulares o los récords del Registro de Vacunaciones de la ciudad en que la familia vive, en los cuales se ingresan los registros de vacunación de todos los niños desde su nacimiento hasta los 18 años.

Aquellos niños que entran al sistema educativo desde la escuela secundaria (intermediate, junior high, middle school, high school) y que nunca han asistido a una escuela en la ciudad en que viven ahora, deben recibir una prueba de piel para detectar tuberculosis.

Y, aunque no es un requisito para asistir a la escuela, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) recomienda que los jovencitos de ambos sexos, entre 11 y 12 años, reciban la vacuna contra el HPV (Virus del Papiloma Humano), para prevenir el cáncer cervical y anal.

Mucha resistencia

A pesar que la evidencia médica y científica ha demostrado que los beneficios en la prevención de fallecimientos por enfermedades infecciosas compensan los raros efectos adversos de las inmunizaciones, muchos padres, especialmente en California, se resisten a vacunar a sus hijos por razones personales y religiosas o porque tienen temor de que puedan enfermar a sus hijos.

“Hay mucho miedo por parte de los padres y esto se debe a que, a finales de los años 90, se difundió información sobre problemas que causaban las vacunas en el desarrollo de los niños como el autismo, pero resultó que eso era falso. Hay suficiente literatura clínica y estudios, y no hemos visto casos de autismo por causa de las vacunas”, enfatizó el doctor de León. “Es realmente muy raro que presenten una reacción por las inyecciones. De vez en cuando sí vemos una erupción local en la piel, pero no es algo que les causará problemas por el resto de la vida”, agregó el pediatra.

no vacunas

Según datos del Departamento Estatal de Sanidad de California, en ese estado hay escuelas en las que un 30% de los alumnos no están vacunados por decisión de los padres. Por esta razón, las autoridades estatales aprobaron una ley que pone fin a la exención de vacunación por creencias personales.

El doctor de León aconseja a los padres que hablen con los médicos de sus niños y les pregunten sobre todas las inquietudes que tengan acerca de las vacunas, para que así se alivie un poco el miedo que esto les causa. “Que hagan el esfuerzo, que acudan a las clínicas y que hablen con sus doctores”, sugirió.

Si vives en estados como Nueva York y California y no tienes un doctor, puedes llamar al número de información pública del condado o ciudad en la que vives –allí lo atienden en español– y recibir un referido para alguna clínica donde pueden aplicar la vacuna de forma gratuita. Allí los niños son vistos sin importar si tienen seguro médico y no se les pregunta a los padres sobre su estatus migratorio.

Las nuevas leyes

  • En California:

El gobernador de California Jerry Brown firmó una ley el 30 de junio que ahora obliga a los padres a inmunizar a sus hijos si asisten a escuelas públicas y privadas. La medida SB 277, que se presentó en el legislativo tras el brote de sarampión que se originó en Disneyland en el sur de ese estado y que infectó a más de 100 personas en EEUU y México, limita el derecho de los padres a invocar razones personales o religiosas para evitar que sus hijos reciban las vacunas prescritas por las autoridades médicas.

  • En Nueva York:

La Asamblea Legislativa de Nueva York aprobó el 17 de junio incluir la vacuna contra la meningitis en la lista de inmunizaciones obligatorias para los niños y niñas de 12 años. Si bien, el proyecto de ley aún debe ser ratificado por el gobernador del estado, Andrew M. Cuomo, obligaría a que todos los alumnos matriculados para cursar el séptimo grado en escuelas públicas y privadas, estén vacunados contra la meningitis a partir de septiembre de 2016.

Las vacunas:

  • Difteria
  • Tos ferina
  • Tétanos
  • Poliomielitis
  • Sarampión
  • Paperas
  • Rubéola
  • Varicela
  • Enfermedades neumocócicas (vacuna conjugada)
  • Hepatitis B

shutterstock_246303064

No olvides otros exámenes médicos

Aparte de las vacunas, las escuelas también requieren que todos los nuevos estudiantes que ingresan o sean admitidos al sistema educativo muestren pruebas de que han recibido una evaluación médica completa. Esta evaluación debe incluir:

  • Historia médica
  • Examen físico
  • Análisis nutricional
  • Prueba de anemia
  • Indice de Masa Corporal (BMI)
  • Chequeo del peso y estatura
  • Problemas dentales
  • Chequeo de la visión
  • Revisión de los oídos
  • Prueba de presión sanguínea
  • Prueba de contaminación por plomo (hasta los 6 años)