Mujeres a la espera de la “Viagra femenina”

Aunque María Mejía, de 24 años de edad, está muy joven para padecer de bajo o poco lívido, ella es una de las miles de mujeres en Estados Unidos que padecen de disfunción sexual femenina y que ahora están a la espera de la píldora aprobada este martes por la Administración de Medicamentos (FDA).

La píldora se llama Flibanserin y estará disponible con prescripción médica a partir de octubre.

“Yo le voy a decir a mi médico que me gustaría probarlo. Hay mujeres como yo, que no tienen sex drive (deseo sexual), si los hombres tienen Viagra, por qué no las mujeres?”, dijo Mejía, quien toma un medicamento psiquiátrico que le afecta el deseo sexual.

Mejía confiesa que tiene relaciones sexuales con su esposo aunque no tiene ganas para evitar problemas maritales, pero que no lo disfruta como antes.

“Realmente es un problema para mí. Recuerdo cómo era antes y cómo es ahora, y no es lo mismo. En mi caso tiene que ver con las medicinas que tomo, y si hay alguna otra medicina que me puede ayudar, pues lo voy intentar”, agregó Mejía.

Otras mujeres como Farah Espinoza opinan que si los hombres tienen Viagra, las mujeres deberían también tener opciones.

“Yo no le veo nada malo a esto. Los hombres tienen esa opción para satisfacer a las mujeres cuando se ponen viejos, las mujeres también deberían de tenerlo”, dijo Espinoza.

En el mercado hay más de 25 medicamentos que ayudan a la disfunción eréctil masculina. Esta es la primera opción para las mujeres.

 

 

Cómo funciona el “viagra femenino”

 

Mientras que la mayoría de los problemas sexuales masculinos tienen causas biológicas y están relacionados con falta de erección del pene (para lo cual existen una veintena de medicamentos incluyendo Viagra y Cialis), en el caso de las mujeres el asunto es más complejo.

La falta de deseo sexual en ellas responde a una interacción entre las hormonas, la conformación química del cerebro, la relación con su pareja y la cultura.

Para las mujeres, la droga Flibanserina ha sido publicitada como el antídoto para el Desorden de Hipoactividad del Deseo Sexual Femenino, o simplemente, trastorno de deseo sexual hipoactivo (TDSH). Las mujeres que padecen esta condición se encuentran, en su mayor parte, en los años de la pre-menopausia, y dicen que desean intimidad física, pero han perdido su apetito sexual, lo que les provoca angustia emocional.

Según datos presentados por la compañía Sprout Pharmaceuticals, que fabrica la medicina, alrededor del 7% de las mujeres pre menopáusicas tienen esta condición en Estados Unidos. Sin embargo, otros estudios  señalan que entre 5.5 y 8.6 millones de mujeres están afectadas y entre el 8 y el 14% tienen entre 20 y 49 años.

La Flibanserina, que se venderá bajo el nombre “Addyi”, es una píldora rosada que se toma una vez al día al acostarse. No es una droga que se toma una hora antes de tener sexo como el Viagra masculino. Se debe tomar durante semanas y hasta meses antes de ver los resultados.

La droga modifica tres sustancias químicas claves en el cerebro, aumentando la dopamina y la norepinefrina, pero disminuyendo la serotonina.

Diferentes estudios han demostrado que cuando aumenta la cantidad de serotonina (neurotransmisor en el cerebro), disminuyen el deseo sexual. Esto puede ocurrir generalmente con tratamientos con ciertos antidepresivos.

Aunque la compañía Sprout Pharmaceuticals mostró estudios que demuestran que la droga es segura, detractores de la misma han advertido que su consumo causa efectos secundarios que podrían ser muy peligrosos.

Entre ellos destacan somnolenciamareosnáuseasdesmayos, disminución de la presión arterial y pérdida del conocimiento. Por esta razón, la píldora se venderá con una etiqueta de advertencia y solo se podrá obtener con prescripción médica.