Nuestros Barrios: El trabajo de los latinos mueve a Santa Mónica

En el histórico muelle es prácticamente imposible no escuchar un diálogo en español.
Nuestros Barrios: El trabajo de los latinos mueve a Santa Mónica

La turística Santa Mónica, que cada año es visitada por 7.3 millones de personas, obteniendo un ingreso anual de $1,530 millones, no podría avanzar sin la fuerza laboral de los inmigrantes latinos.
Éstos son los encargados de limpiar los edificios y casas, de construir las viviendas, de vender en las tiendas, de estacionar los autos, de preparar los alimentos, incluso de redactar las leyes locales.
En el histórico muelle de Santa Mónica es prácticamente imposible no escuchar un diálogo en español.

081715_4_Santa Monica
Los hispanos pesan ciertamente en el sector económico, pero apenas son el 13.1% de sus residentes, poco menos que hace 13 años. La mayoría vive en el barrio Pico, que rodea la carretera 10.

“Para mí no ha cambiado mucho, sigo viendo a latinos por todos lados, pero no todos viven aquí”, dice Roberta Tabares, cuyo apartamento está cerca del parque Virginia, el más visitado por latinos.

Y políticamente también se han quedado rezagados. En el Cabildo sólo está Antonio Vázquez, el concejal que en noviembre se convertirá en el primer alcalde latino en Santa Mónica.

“Por un lado me siento honrado, pero por otro sería lindo si se hubieran quedado los mexicanos y negros”, dice Vázquez, nacido en Tijuana hace 59 años, refiriéndose a las minorías que se han ido.

“Cuando era niño habían más mexicanos, pero muchos de ellos rentaban y cuando quisieron comprar casa se fueron a Inglewood, Hawthorne y otras ciudades, pero no se quedaron en Santa Mónica”, dijo.

Vázquez cree otro hispano llegaría al Cabildo cuando se establezca un sistema electoral por distritos (el actual es general, como la votación de alcalde en Los Ángeles). Entonces los residentes del barrio Pico impulsarían a un candidato latino, dice el político.

En el ámbito empresarial también avanzan lento. Éstos eran dueños del 4.9% de los negocios en 2007, aunque son el claro motor de éstos. “Asómate a cualquier cocina y verás”, dice la señora Tabares.

Donde se observa un giro importante es en el Colegio de Santa Mónica, donde ahora constituyen el 39% de sus 34,000 alumnos inscritos en más de 80 campos de estudio.

061715_10_Beach