Lo deportaron por ir al doctor con papeles ‘chuecos’

Lo deportaron por ir al doctor con papeles ‘chuecos’
Familia Mora

Jorge Luis Mora, de 36 años, esposo y padre de tres menores de edad nacidos en Estados Unidos, nunca se imaginó que de la clínica médica a la que fue a pasar consulta llamarían a la policía y que esto iniciara un proceso en su contra que lo llevó a la deportación.

“Yo me sentía mal, por eso fui al urólogo. Estaba trabajando con papeles chuecos y con otro nombre. En el consultorio me pidieron identificación y la tarjeta del seguro médico, cuando la recepcionista vio mi ID (identificación) me vio feo, se tardaron en pasarme y llamaron a la policía”, dijo Mora.

Esto sucedió en noviembre del 2010, en el condado de King, Michigan. Por más de cuatro años, Mora acudió a la corte y se reportó mensualmente a las oficinas de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para demostrar que no tenía intensiones de huír.

“Mi abogado pidió PD (Discreción Fiscal para congelar el caso), pero fue negado”, agregó.

En abril de este año, Mora solicitó la Visa U que se otorga a víctimas de crimen. El denunció que estaba siendo extorsionado por la persona a cargo del departamento de recursos humanos en la empresa donde trabajaba, quien sabía que él utilizaba documentos falsos para trabajar. Esta persona le cobraba supuestamente entre 300 a 400 dólares cada vez que tenía que avisarle para que se cambiara el apellido y no perder el trabajo.

Deportación

En junio del 2015, una semana antes de su cita mensual con ICE, un agente le llamó para comunicarle que se presentara un miércoles y no lunes, como era habitual. Cuando llegó, el agente de ICE lo detuvo y ya no lo dejó salir. Le dijo que su caso de Visa U había sido negado y que sería deportado.

“Yo leí en el sitio web de USCIS que las personas que calificaríamos para DAPA teníamos que decirle al agente de migración para que lo tomara en cuenta. El agente no me hizo caso… al final, los agentes hacen lo que les da la gana”, dijo Mora en entrevista por Internet desde México.

Cinco días después, y aunque supuestamente aún tenía la posibilidad de apelar su caso, Mora fue deportado a México y le impusieron 10 años de castigo.

Yanci Montes, representante legal de la organización comunitaria El Rescate y quien no trabajó en el caso de Mora, dijo que las opciones que éste tiene son pocas y posiblemente se reducen a una petición familiar cuando su hija de 16 años cumpla la mayoría de edad.

El abogado de Mora tenía 30 días para apelar el caso desde el momento en que la solicitud de Visa U fue negada, si eso no sucedió y debido a que Mora ya fue deportado, habría que esperar los 10 años de castigo para que él pueda regresar.

¿Qué dice ICE?

Virginia Kice, vocera de ICE, indicó a La Opinión que los “extranjeros que enfrentan la deportación tienen el derecho de buscar alivio legal a través de las cortes de inmigración” y que si un juez emite una orden de deportación, el “extranjero puede apelar” tal decisión.

Kice también clarificó que no es esta depedencia, sino la Oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración la que se encarga de las solicitudes de las Visas U. Por ende, ellos no tienen información sobre dicho pedido.

 

El resto de la familia regresará a México

Todo parece estar cuesta arriba para la familia Mora. La esposa de Mora, Alicia, está preparándose para mudarse a Monterrey con sus tres hijos estadounidenses, de 16, 14 y 4 años, respectivamente. Ella consiguió un trabajo para poder cubrir los gastos de la mudanza, pero como tampoco tiene “papeles”, los trabajos que encuentra no son bien remunerados.

“Mi esposa me dice que no intente cruzar la frontera porque está muy peligroso y caro. Cobran entre 4,000 a 6,000 dólares y no garantizan nada, y aunque logre pasar, en cualquier momento me puede detener la policía y empeora la situación”, agregó Mora.

Gracias a que Mora aprendió inglés, en menos de un mes consiguió trabajo en un “call center”. Pero extraña la vida en Estados Unidos.