La importancia de una buena alimentación

Cuando los niños aprenden sobre nutrición pueden transmitirlo a sus familias  

“Enseñar es aprender dos veces”, reza el viejo adagio, y esto puede aplicarse tanto a educadores y padres, como a los niños, que refuerzan lo aprendido cuando pueden transmitirlo a sus hermanos, amigos, e incluso a sus mismos padres.

Basándose en dicho principio, la organización SOS Mentor (www.sosmentor.org) ofrece información sobre nutrición a niños y jóvenes angelinos de bajos recursos, no sólo para que puedan tomar decisiones sanas, sino para que se conviertan en voceros de salud en sus propias comunidades.

“La alimentación es fundamental para que los niños puedan asistir y triunfar en la escuela”, indicó Carole Donahue, co-fundadora de SOS mentor. “Al igual que cuando le ponemos buena gasolina al carro para que funcione mejor, los niños necesitan la energía que les da una buena alimentación para poder aprender”, comparó. “Cuando comes bien, te sientes sano y en control. Muchas enfermedades se pueden prevenir comiendo de manera sana”.

La organización ofrece talleres para estudiantes universitarios, que a su vez enseñan y actúan como modelos para los jóvenes de la escuela preparatoria, quienes a su vez enseñan a los más pequeños.

“Los estudiantes aprenden en la escuela y tienen la oportunidad de llevar el mensaje a sus hogares”, explicó Donahue. En la comunidad latina, por ejemplo, hay una gran incidencia de diabetes, pero esto es algo que se puede revertir con una dieta saludable. “Cuando los niños llevan el mensaje a sus familias, los padres prestan atención y todos se benefician”. Donahue recalcó la importancia de construir no sólo familias, sino comunidades sanas. “La comunidad necesita cambiar la cultura, trabajar juntos y luchar contra los mensajes negativos sobre alimentación que recibimos a diario”.

Familias sanas, comunidades sanas

Donahue compartió información sobre nutrición para niños y padres.

  • Los alumnos que toman desayuno generalmente tienen mejor asistencia escolar, están más despiertos, prestan más atención, y en consecuencia, aprenden más.
  • El hambre y la deficiencia de ciertos nutrientes como vitamina A, B6, B12, C, hierro, zinc y calcio están asociados con mayores índices de ausentismo y llegadas tarde.
  • La alimentación sana y el ejercicio diario mejoran la memoria, las facultades cognitivas, el comportamiento y el desempeño académico de los niños.
  • Los bocadillos son muy importantes para los pequeños. Incorpora alimentos sanos que incluyan proteínas, productos lácteos, frutas y vegetales.

Donahue aconsejó a los padres prestar atención a sus niños cuando les cuentan lo que aprendieron en la escuela sobre nutrición, y a motivarlos a probar nuevos alimentos. Otros consejos incluyen ejercicio diario, evitar comidas procesadas y reemplazar las bebidas azucaradas por agua.

“Cuando toda la familia está involucrada es más fácil incorporar hábitos sanos”, indicó y dio el ejemplo de actividades divertidas al aire libre, como salir a caminar, andar en bicicleta o jugar deportes en familia.

Para más información sobre SOS Mentor, puedes visitar su página de internet: http://www.sosmentor.org.