El gobernador que quiere ser como Peña

El gobernador que quiere ser como Peña
Twitter

México.- Justo enfrente el Nevado de Toluca, sobre la autopista que lleva al pintoresco poblado de Ixtapan de la Sal, donde el presidente Enrique Peña tiene su casa de descanso, una propaganda atrapa la atención de automovilistas. Es el rostro rubicundo y sonriente impreso en un papel de metro y medio de altura del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

A mil kilómetros de distancia, el político de 35 años, recién casado con la actriz y cantante de Televisa Anahí, tiene un mensaje que se repite idéntico al de un cartel en una parada de autobuses en el sur de la Ciudad de México y al de muchos otros que fueron retirados de camiones y postes cuando la oposición pataleó.

“Cambio”, rezan los afiches sin más explicación.

Ambos carteles se quedaron ahí tras las elecciones de julio pasado para renovar alcaldías y el congreso en Chiapas y hoy se observan como preámbulo para 2018, cuando se renueve la Presidencia de la República a la que aspira Velasco con una estrategia similar a las que usó Peña Nieto cuando era gobernador del Estado de México: venta de imagen .

“La pretensión, obviamente, es ser presidente”, observa Nicolás Loza, analista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. “Se sabe que ha invertido mucho en imagen a nivel nacional y eso ha sido la regla en los últimos 10 años para los gobernadores: dar a conocer ‘sus logros’ en el Estado de México, el Distrito Federal, Nuevo León y Jalisco, principalmente por el número de votantes”.

Noticias de Peña Nieto

La ventaja del gobernador de Chiapas –además del gasto extraordinario en imagen y comunicación que en 2013 se calculó en 10 millones de dólares- es el impulso que recibe con mayor ahínco por parte de Televisa desde que ganó la gubernatura y se hizo novio de la ojiazul “Anahí”, niña de los ojos de la televisora.

En julio pasado, algunos miembros de la farándula con contratos exclusivos con Televisa como Yuri, Aleks Syntek, Camila, Ana Bárbara, y Gloria Trevi, operaron sus cuentas de la red social Twitter como propaganda de apoyo al Partido Verde Ecologista de México, abierto aliado del Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece Velasco.

Analistas políticos han gastado litros de tinta ante la opinión pública para hacer ver el noviazgo y matrimonio de los famosos como una relación “de conveniencia” para llegar al corazón de los votantes como si la gobernanza fuera un culebrón más “del Canal de las Estrellas” tal como se dijo en su momento de Peña y su hoy esposa Angélica Rivera.

Tanto Velasco como Anahí lo han negado. “Lo nuestro es amor”, dijo esta última en una entrevista con Adela Micha, conductora de Noticieros Televisa, a quien confesó que la pareja planea embarazarse para finales de este año tras sus bodas por la iglesia, en abril de este año, y la civil, del pasado sábado.

Araceli Burguete, del Centro de Investigaciones y de Estudios Sociales y Antropológicos del Sureste, observó que en todo este romanticismo asoma un gobernador que quiere aparecer como un príncipe mientras otros hacen el trabajo sucio.

“En Chiapas sigue el clientelismo y los partidos satélites para quitar votos a la oposición –Mover a Chiapas y Chiapas Unido- y todo por un futuro inmediato en el que no se descarta la Presidencia”.