Amaina la tormenta en los mercados bursátiles

China vuelve a caer y sus autoridades reaccionan. En Europa y EEUU las Bolsas registran alzas
Amaina la tormenta en los mercados bursátiles

Los inversores chinos volvieron a registrar costosas pérdidas el martes. El índice de Shanghai retrocedió un 7.6%. No obstante, esta vez no se están repitiendo las fuertes reverberaciones negativas del día anterior.

Salvo Japón, otros mercados asiáticos se estabilizaron, las principales plazas europeos abrieron al alza y lo mismo ocurrió en Wall Street. Los índices Dow Jones y SP500 se revalorizan en la mañana casi un 2% mientras que el Nasdaq supera el 3%.

Está siendo una jornada de aprovechar la corrección de precios para recomponer carteras y sacar ganancias tras las caídas de ayer. Es el momento de la oportunidad tras el río revuelto del lunes, jornada en la que se perdieron un total de tres billones de dólares.

Además de la llegada de la calma tras cinco días de profundas caídas en las bolsas occidentales los dirigentes chinos han hecho algo que estaba siendo esperado por los inversionistas: actuar.  A última hora de la tarde en Asia se recortaron las tasas de interés en un cuarto de punto porcentual (quedan en el 4.6%) y también se rebajó el ratio de reservas requerido a los bancos.

La idea es neutralizar el efecto que sobre la disminución de la riqueza han tenido las pérdidas de los mercados en lo que va de año e inyectar más capital a la economía para dinamizar la demanda interna. Con más dienero en los mercados puede seguir habiendo inversión y generarse algo de inflación.

Los inversionistas del resto del mundo han visto como las autoridades han actuado en tiempos de crisis y esperaban lo mismo de China.

La situación real del que se conoce como el experimento económico chino no es del todo conocida pero se estima que la economía crezca entre un 4% y un 7%, muy por debajo de otros años. Mientras hay factores como el de la deuda y la banca en la sombra que preocupan a muchos economistas que ven que la economía globalizada, sobre todo los países emergentes que dependen de la marcha de la segunda economía del mundo. La que ha sido locomotora del crecimiento global se desacelera y eso va a dejar a los mercados vulnerables.

Con todo, muchos analistas llevan tiempo augurando que en cualquier caso se podía producir una corrección en la Bolsa. La misma presidenta de la Fed, dijo hace unos meses que le parecía que la Bolsa estaba sobrevalorada. Lo cierto es que independientemente de los méritos de las cotizaciones de las empresas más importantes, muchas de las empresas están usando el cash que no están invirtiendo en compra de autocartera lo que ayuda a subir su cotización.