Iglesia católica en PA no quiere que latina abogue por familias del mismo sexo

Iglesia católica en PA no quiere que latina abogue por familias del mismo sexo
Rosa Manríquez muestra los rosarios de arcorisis que regalará cuando vaya a Philadelphia.

A Rosa Manriquez la abandonó su esposo cuando sus dos hijas estaban pequeñas porque él era gay. Años después sus hijas Cecilia y Rocío le confesaron que ellas también eran homosexuales.ROSA MANRIQUEZ IS GOING TO SEE THE POPE

Después de analizar su conciencia bajo las enseñanzas de la iglesia católica ella se dio cuenta que su papel dentro de la iglesia sería abogar por su familia.

La organización Equally Blessed, de la cual Rosa forma parte, que aboga por las familias del mismo sexo que pertenecen a la iglesia católica, pidió tener un estante en la conferencia llamada “Reunión Mundial de Familias” que ha sido organizada en el marco de la visita del Papa Francisco a Philadelphia.

“Nos negaron tener un estante. Nos dijeron que podríamos participar como personas, pero que no querían que estuvieramos ahí para abogar por el matrimonio gay”, dijo Rosa.

Ella se registró para participar en la conferencia mundial, compró rosarios con colores del arcoiris -símbolo de la comunidad homosexual- y los estará regalando entre los asistentes a la conferencia mundial de familias católicas.

“Yo voy a ser la voz de mi familia. Yo quiero que sé den cuenta que mi familia es como cual quier otra. La santidad del matrimonio no corre peligro porque dos personas del mismo sexo se aman y quieren tener hijos juntos. Me gustaría que vieran a mis hijas y sus familias, ellas tienen trabajos, están criando a sus hijos, se aman y se respetan. Eso es lo importante”, dijo Rosa.

Pastoral más que doctrinal

El Papa Francisco ha hecho un llamado a que la iglesia católica tenga preferencia por los pobres y se enfoque en el trabajo pastoral.

“El Papa dijo que es más importante el trabajo pastoral que las posiciones doctrinales. Esta nueva posición abre la puerta para ver a las personas como seres humanos, como creaciones de Dios. Mis hijas fueron creadas a imagen de Dios”, dijo Rosa.

Ella confiesa que cuando se enteró que el padre de sus hijas es homosexual y que la estaba abandonando porque ya no podía “fingir”, Rosa sintió mucho odio y resentimiento. Pero logró superar esos sentimientos porque no quería que sus hijas odiaran a su padre o a las personas homosexuales.

“Mi hija me dijo un día, cuando estaba en high school, que no la odiara, pero que ella es lesbiana. Yo le dije que ella es mi tesoro, mi regalo de Dios”, agregó.

En aquel momento, Rosa le dijo a Cecilia que tuviera cuidado a quien le decía que era lesbiana porque la gente le podía hacer daño.

“Ahora me arrepiento haberle dado ese consejo. No hay que avergonzarse por amar. No hay que avergonzarse por tener amor en el corazón”, acotó Rosa.