Los trabajadores latinos quieren que la Fed les oiga

Un grupo de activistas pedirá en la reunión anual de economistas y banqueros centrales en Jackson Hole que no suban las tasas de interés

María del Carmen Rubio lleva cuatro años viviendo en EEUU como asilada política. Enfermera y abogada especializada en Derechos Humanos de 45 años tuvo que salir de su Honduras natal por su labor en defensa de una joven que se atrevió a plantar cara a las maras. Pese a su formación y experiencia, ahora que reside en Nueva York no encuentra otro que el de limpiadora y lamenta que muchas personas de la comunidad latina estén en una situación de precariedad laboral similar.

Lo cierto es que pese a la mejora económica la tasa de desempleo de latinos (6.8%) y negros (9.1%)  es más elevada que la de los blancos (4.6%) y asiáticos (4%) y muchos de ellos trabajan por sueldos muy bajos. Muchos de ellos, como Rubio no sienten la recuperación. “Yo paso por los bares y los veo llenos incluso los lunes pero no todos podemos hacer eso, yo no”, explica.

Su inquietud por los más desfavorecidos le ha llevado a integrarse en la asociación comunitaria Make the Road para ayudar a los trabajadores, muchos de ellos latinos, de forma diferente a como lo hacía en su país. Desde hoy está en Jackson Hole, Wyoming, donde se reunen economistas de todo el mundo y representantes de bancos centrales para hablar de política monetaria. Rubio forma parte de un grupo de trabajadores y asociaciones de base de todo el país, en las que hay representación latina, que quieren convencer a la Reserva Federal de que no suba las tasas de interés. Su argumento es que si se quedan bajas como ahora “ayudarán a mejorar las condiciones laborales y crear más empleo”.

Rubio dice que la recuperación no ha llegado a los trabajadores como ella y que por eso no es momento de empezar a subir unas tasas que reconoce que están históricamente bajas(0%-0.25% desde diciembre de 2008) para estimular el crecimiento durante la reciente Gran Recesión.

“Lo que decide la Fed nos atañe a todos”, explica con convicción Rubio antes de hablar de la fuerte desigualdad laboral que hay y el hecho de que apenas hay inflación, motivo por el que no debería haber prisa por subir tasas o como dicen los economistas, normalizarlas. El programa de Jackson Hole y la lista de asistentes se hace público por el organizador de este encuentro anual, la Reserva Federal de Kansas City, hoy mismo pero ya se sabe que la presidenta de la Fed, Janet Yellen, no va a asistir. Rubio espera estar en algunas reuniones con parte de los asistentes.

“Uno piensa que no les van a ver pero ha veces que hay que pedir y abrir un caminito”, dice.

De hecho, Rubio, junto con otros trabajadores y activistas, ya se reunió este mismo mes con el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley. Según esta hondureña les dio la razón cuando se planteó la existencia de una desigualdad laboral y que no hay empleo para todos. Dudley dijo que dada la situación económica fuera de las fronteras la necesidad de subir las tasas es ahora “menos imperiosa”.

Ady Barkan, abogado del Centro de Democracia Popular que está impulsando la campaña “Fed Up” y estas peticiones ante la Reserva, explica que es necesario que las autoridades monetarias “presten atención a los trabajadores”.

“La economía no se ha recuperado, hay mucho desempleo entre negros y latinos, subempleo, baja participación en el mercado laboral y apenas hay subidas de salarios”, resume Barkan. Este abogado cree que la economía necesita tasas bajas para que las empresas sigan invirtiendo de forma barata y que haya préstamos asequibles que reactiven el consumo de todos.

Lo cierto es que las empresas tienen cash y algunos tipos de préstamos como los hipotecarios no han remontado lo esperado. “No obstante, si las tasas suben la situación será peor”, explica Barkan,  “porque las empresas tendrán más motivos para quedarse sentadas en sus montañas de cash si tienen rendimiento de ellas y por que para invertir necesitan una inflación que no hay, ni habrá si suben tasas”.

“La economía tiene que calentarse un poco más”, dice. Barkan admite que las tasas bajas no son suficientes y que sería bueno que el Congreso hiciera algo además de subir el salario mínimo.

Representantes de la campaña de Fed Up ya se han reunido con Yellen y presidentes de otras reservas como la de Kansas, San Francisco y Atlanta entre otras, miembros de la Federal.

Dean Baker co director del Center for Economic and Policy Research de Washington publicaba recientemente que la subida “reducirá ingresos y oportunidades para quienes menos tienen”, una posición que también comparte el nobel de economía, Joseph Stiglitz.

 

 

¿Cuál es la misión de la Reserva Federal?

La Reserva Federal o Fed es uno de los reguladores de la banca y la autoridad que tiene en sus manos la política monetaria, es decir, regula la cantidad de dinero en circulación. ¿Su misión? Asegurarse de que se creen las condiciones de crédito y monetarias para conseguir el máximo empleo, precios estables (ni inflación ni deflación) y tasas de interés a largo plazo moderadas.

¿Cómo funcionan las tasas?

La Reserva Federal sube las tasas de interés a corto plazo, el dinero que se prestan los bancos entre sí, para retirar dinero del mercado y evitar las subidas de precios o inflación. Cuando las baja es porque los precios están bajos y falla el consumo. Al bajarlas se pone más dinero en circulación lo que, en teoría, animando la economía. Estas tasas a corto terminan reflejándose en las de largo plazo que son las que se usan en hipotecas y otros préstamos que se usan para comprar e invertir. Cuanto más se invierte y más crece la economía más y mejor trabajo se crea.