10 tips para unos platos relucientes

Te explicamos cómo acomodar loza, vasos y cubiertos en tu lavavajillas para lograr un lavado eficiente
10 tips para unos platos relucientes
En las lavavajillas modernas, los platos grandes y chicos deben colocarse en una sola dirección.
Foto: Shutterstock

¿Cada vez que sacas la loza limpia del lavavajillas notas que los platos quedan con rastros de comida y los vasos opacos? Aunque no lo creas, son señales de que estás cargando incorrectamente la loza en la lavadora de platos automática o no estás usando el jabón apropiado para este tipo de electrodoméstico.

Y es que aunque parezca fácil cargar el lavavajillas, no siempre se hace bien y, ante ello, se gasta más agua, dinero y tiempo.

Es así que si tu vajilla, vasos y cubiertos no salen tan relucientes como tú deseas, pon en práctica estos 10 consejos generales que las compañías  fabricantes de este tipo de electrodoméstico siempre ofrecen en su Manual de Instrucciones.

1. Antes de poner la loza en el lavaplatos, limpia los restos de comida con una servilleta de papel siempre y cuando no uses uno de esos jabones eficientes para este electrodoméstico que promete retirar toda la mugre de los platos y ollas.

2. Remoja con agua caliente y jabón antes de poner dentro del lavavajillas los platos, bandejas y ollas que contengan restos de proteínas y almidones (como huevos, queso, arroz, harina de maíz, etcétera) ya endurecidos.

3. Coloca en la rejilla superior los artículos apropiados para este espacio. ¿Cuáles son?

  •  Vasos, tazas y platos chicos
  • Recipientes y vasos de plástico aptos para ser lavados en el lavavajillas
  • Recipientes y utensilios con formas irregulares
  • Ollas y tazones chicos, y copas (ya sean de vidrio o cristal)

4. Carga la rejilla inferior con platos y tazones grandes, que deben ir ubicados en la parte frontal y los recipientes, sartenes y ollas grandes a los costados y la parte trasera.

5. Coloca los cubiertos en el canasto diseñado para ellos de forma holgada, cuidando de no colocar todas las cucharas chicas y grandes con el mango hacia arriba. Para remover bien los restos de comida de las cucharas, lo correcto es colocar unas con el mango hacia arriba y otras con éste hacia abajo.

Los vasos, tazas y copas deben ubicarse en la rejilla superior del lavavajillas/Shutterstock

6. Cepilla los tenedores y cuchillos antes de colocarlos dentro del canasto para lavar los cubiertos.

7. Si lavas las tablas de picar en el lavavajillas colócalas en la parte inferior en los espacios asignados para los platos grandes. Asegúrate antes de que estén elaboradas con un material que resista el calor del lavavajillas.

8. Antes de poner a operar la máquina, asegúrate que los platos chicos y grandes hayan quedado colocados en la misma dirección y que ninguno de ellos esté encimado en otro. Esto ayuda a que el brazo de lavado rocíe los platos de forma uniforme. Los platos apilados dificultan el paso del agua entre cada utensilio. Asimismo cerciórate que ninguno de los artículos bloqueen el movimiento de los brazos rociadores de agua y que ninguna pieza pueda bloquear el paso del agua.

9. Asegúrate de usar el detergente apropiado para el tipo de lavavajillas que tienes y cerciórate de que la temperatura de agua sea la indicada para el ciclo de cada lavado.

10. Lava periódicamente el interior del lavavajillas. Ponla en funcionamiento completamente descargada y con una taza de vinagre blanco, rociada en su base interior.