Debemos escuchar a los dueños de negocios hispanos

Los negocios hispanos se verán beneficiados en California al crearles un ambiente donde puedan prosperar y crear más puestos de trabajo
Debemos escuchar a los dueños de negocios hispanos
Casi la mitad de los pequeños negocios en Nueva York están en manos de inmigrantes.
Foto: Archivo

Por Tom Lackey, representante del Distrito 36 en la Asamblea de California.

Es probable que usted no considere al Valle del Antílope como un semillero para los empresarios hispanos, pero cada día más y más hispanos se están mudando hacia el norte para tener la oportunidad de convertirse en sus propios jefes.

Lancaster ha sido reconocida como “la ciudad más amigable para los negocios en el Condado de Los Ángeles” y ha atraído a nuevos propietarios de negocios a la comunidad.

Seducidos por los bajos costos de vida y la cultura del trabajo arduo que se tiene en la comunidad, los negocios de propiedad de hispanos siguen aumentando.

En Palmdale, el 36 por ciento de los negocios son propiedad de hispanos, más del doble en comparación con el promedio del estado. A nivel nacional, la Cámara Hispana de Comercio de los Estados Unidos establece que tres de cada cuatro negocios nuevos son creados por hispanos y tan solo en California encontramos 700,000 negocios de hispanos.

Como su legislador, tengo el compromiso de crear más oportunidades para los negocios hispanos y generar más puestos de trabajo para nuestra comunidad. Como parte de esta iniciativa, he lanzado el “Te Escucho Small Business Tour”, un recorrido que tiene el objetivo de proporcionarles un foro a los líderes hispanos de negocios para que realicen preguntas y compartan sus inquietudes conmigo.

Me he asociado con Mark Maldonado, Presidente de la Cámara Hispana de Comercio del Valle del Antílope, la cual desempeña una función vital para la creación de oportunidades para que los hispanos puedan desarrollar sus pequeños negocios en la comunidad.

Para mí es importante escuchar las inquietudes de los propietarios latinos de negocios en mi distrito para que pueda representarlos en Sacramento de la manera más eficaz.

Mi recorrido incluirá visitas a una gran variedad de negocios en todo el distrito, incluyendo a pequeños restaurantes que se convertirán con el tiempo en compañías establecidas más grandes. Durante una de mis visitas, me reunire con Sandra Johnson, la vicepresidente y cofundadora de la Universidad del Valle del Antílope, que inició como un pequeño colegio de primeros auxilios y RCP  que ella luego transformó en la única universidad del Valle del Antílope.

Johnson es una inmigrante chilena que se mudó con su familia a Lancaster cuando ella tenía cinco años de edad. La historia de éxito de Johnson, a pesar de las pocas probabilidades de lograrlo, era un tema común en mis visitas y me recuerda el porqué es tan importante cultivar una cultura en nuestro estado que facilite el espíritu emprendedor y le dé acogida a los inmigrantes que traen con ellos ideas innovadoras.

Para mí este recorrido tiene el objetivo de generar confianza. Reconozco la oportunidad que tenemos de conectarnos con los líderes hispanos y apoyarlos para que logren tener éxito.

Esta es la razón de por qué quiero invertir los roles al escuchar directamente las inquietudes de la comunidad en lugar de ir a darles un discurso. Los negocios hispanos se verán beneficiados en California al crearles un ambiente donde puedan prosperar y crear más puestos de trabajo para nuestra comunidad, pero esto no es posible si no escuchamos los problemas que los afectan a todos en su gran mayoría. Juntos podemos crear un mejor ámbito empresarial para los propietarios de negocios hispanos y para los incansables trabajadores californianos que ellos contratan.