Facilitan a trabajadores de franquicias negociar con la empresa matriz

El Consejo Nacional de Relaciones Laborales cambia la definición de empleador

El Consejo Nacional de Relaciones Laborales ha dado un giro radical a una definición clave que permitirá a los empleados de franquicias negociar contratos laborales directamente con las empresas matrices.

El Consejo (NLRB en sus siglas en inglés) ha ampliado su definición de “empresario conjunto” (joint employer) lo que da más poder de negociación y organización a los empleados que están contratados por franquiciados, subcontratistas u otros intermediarios ya que pueden obligar a llevar a la mesa de las negociaciones a la empresa franquiciadora, la corporación y al empresario que hace uso de una subcontrata.

Es decir, los trabajadores de franquicias como McDonald´s o Wendys pueden obligar a las empresas matrices a sentarse en  negociaciones y disputas y no solo hacerlo con los franquiciados, que son más pequeños y tienen menor poder de negociación.

Las trabajadores de subcontratistas de servicios de limpieza, por ejemplo, podrían –según las circunstancias–, hacer lo mismo con la empresa que hace uso de sus servicios y no solo con quien les contrata.

Hasta ahora se consideraba un empresario conjunto a quien tuviera un control directo sobre las condiciones laborales. Pero el NLRB considera que, dado el “actual ambiente económico en el que hay más de 2.87 millones de personas trabajando a través de agencias temporales”, esta definición ha quedado obsoleta. Este Consejo considerará que se es empleador conjunto cuando una empresa “ha ejercido control sobre los términos y condiciones de empleo indirectamente a través de un intermediario o si se ha resevado la autoridad para hacerlo”.

No solo los sindicatos pueden implicar a estas empresas en sus negociaciones sino que además estas pueden ser legalmente responsable en caso de que los franquiciados y los subcontratistas contravengan las leyes laborales.

El caso que da lugar a esta definición es el de Browning -Ferris Industries de California que ha sido declarada empleador conjunto con Leadpoint, una empresa que proporcionó empleados a BFI para hacer una serie de trabajos, entre ellos de limpieza y selección de productos para reciclar.

El NLRB dice que BFI era empleador conjunto porque tenían control directo e indirecto sobre las condiciones de empleo de las personas contratada por Leadpoint. Además BFI se reservaba la autoridad de controlar los términos y condiciones en las que trabajaban.

Esta decisión se une a la del año pasado en la que se consideraba a McDonald´s y sus franquiciados empleadores conjuntos. Es algo que está en litigio y que afecta a la mayor parte de las empresas de comida rápida que, con pocas excepciones (Chipotle, por ejemplo) operan mediante franquicias.

Eric Schneiderman, fiscal general de Nueva York y una de las personas que más ha trabajado para atajar el robo de salarios en franquicias, hizo uso de su cuenta de twitter para dar la bienvenida a esta decisión diciendo que es “un enorme paso adelante que los trabajadores negocien con la compañía matriz”.

Desde la Asociación Internacional de Franquicias, su presidente, Steve Caldeira, dijo a través de un comunicado en su página on line que el análisis que ha hecho el NLRB es “torturador” y será rechazado por por dueños locales de franquicias, legisladores y, por último, los tribunales”. Caldeira explicó que la Asociación y sus aliados pedirán al Congreso que intervenga para “parar a esos burócratas de Washington no elegidos y fuera de control para preservar el estandard de empleadores conjuntos sobre el que se han formado 780,000 franquicias en el país y se han creado 8.5 millones de empleos directos”.

 

?>