La casas , la casitas y las casotas

Se que me van decir que lo juntaron con “el sudor de su mente” pero es de notarse que ninguno de ellos era rico antes de entrar a la política y ahora lo son
La casas , la casitas y las casotas
Enrique Peña Nieto.

Hay muchas cosas que podemos observar desde aquí, pero nunca sabremos toda la verdad sobre los problemas que se presentan en Latinoamérica.

La gravedad de las relaciones entre Colombia y Venezuela es sumamente alarmante, pero no conocemos el fondo del asunto. De la situación del Presidente de Guatemala tampoco sabemos los detalles. Y en México todo asunto político y de políticos, está envuelto en una nube de información manipulada que nos impide ver la realidad.

En México, la gente está cansada de los políticos, cualquiera que sea su partido, y ese hartazgo se refleja en la baja aceptación y calificación que actualmente le dan a el presidente Peña Nieto y a su gabinete.

Desde que se difundió ampliamente el asunto de las casas de algunos miembros del actual gabinete, los chistes, y las acusaciones de falta de honestidad, abundan y molestan. Para callar todos esos rumores, el presidente nombró como un nuevo miembro de su gabinete a un amigo personal suyo a quien le pidió se encargara de hacer una investigación sobre esas acusaciones.

El viernes pasado, y precisamente en la tarde, ese funcionario hizo público el resultado de su investigación e indicó que ni el presidente ni sus ministros han cometido ninguna falta porque esas propiedades se adquirieron cuando no eran funcionarios púbicos. Como la publicación se dio perfectamente planeada al inicio del fin de semana, para el lunes esa importante noticia había perdido mucho de su impacto.

Solo que yo me quedé pensando en esa información porque no es suficiente para acallar los rumores y me fuerza a hacer el siguiente comentario sobre los tres pilares del gobierno actual, el Presidente Peña Nieto (casotas), el Secretario de Gobernación Miguel Angel Osorio (casas) y el Secretario de Hacienda Luis Videgaray (casitas): los tres adquirieron esas propiedades según dicen cuando no eran funcionarios públicos, lo que me parece factible, pero me pregunto:¿El dinero para comprarlas de donde salió y cuando lo adquirieron?

Se que me van decir que lo juntaron con “el sudor de su mente” pero es de notarse que ninguno de ellos era rico antes de entrar a la política y ahora lo son.

A mi me parece absurdo el que se considere la fecha de adquisición de un bien para juzgar si hay o no falta.

No quiero con ello acusar de deshonestidad a estos tres funcionarios, pero si creo que vale la pena que el Congreso revise la investigación que se hizo, que la amplíe a otros políticos en el poder, y que analice a fondo el origen de los recursos con los que se compran los bienes.

?>