Rentas elevadas en Los Ángeles conducen a la pobreza

En el condado de Los Ángeles se requieren más de 500 mil viviendas de bajo costo para asegurar un techo digno a las familias de bajos ingresos
Rentas elevadas en Los Ángeles conducen a la pobreza
Ana Gómez y su hija Angie, de 3 años, viven en el complejo habitacional The Larry Itliong Village junto con sus cuatro hijas donde por un apartamento de tres recámaras paga 991 dólares al mes.

Rentar una vivienda en Los Ángeles requiere desembolsar más de la mitad de los ingresos familiares por lo que el nivel de pobreza de la población se eleva a un 26%, destaca un estudio de California Housing Partnership Corporation (CHPC).

Es decir, uno de cada cuatro residentes del condado (alrededor de 2.5 millones de personas) vive en condiciones de pobreza debido al elevado costo de alquiler de las casas o apartamentos.

Eso también provoca que muchas familias de Los Ángeles vivan hacinadas, tres veces más que el promedio nacional de habitantes por hogar, lo que empeora la salud y el rendimiento académico de los niños, recalcó Matt Schwartz, presidente del CHPC, al presentar este martes los resultados del estudio.

De 2000 a 2013, establece el reporte del CHPC, el costo de la renta ajustada a la inflación se elevó en un 27% mientras que el ingreso promedio de los inquilinos se redujo en un 7%.

En dólares eso significa que la renta ha subido en promedio de 255 dólares en esos 13 años, mientras que el ingreso familiar ha bajado en 235 dólares.

Ana Gómez y su hija Angie, de 3 años, viven en el complejo habitacional The Larry Itliong Village junto con sus cuatro hijas donde por un apartamento de tres recámaras paga 991 dólares al mes.
Ana Gómez y su hija Angie, de 3 años, viven en el complejo habitacional The Larry Itliong Village junto con sus cuatro hijas donde por un apartamento de tres recámaras paga 991 dólares al mes.

Sobreviven por el subsidio

Datos oficiales indican que en el condado hay cerca de 700,000 familias que viven por debajo del nivel de pobreza, pero actualmente sólo hay alrededor de 160,000 espacios en programas de vivienda subsidiada.

Ana Gómez es una de las afortunadas de ocupar una de esas unidades subsidiadas por el gobierno y administradas por organizaciones no lucrativas.

Vive en el complejo habitacional The Larry Itliong Village junto con sus cuatro hijas donde por un apartamento de tres recámaras paga 991 dólares al mes.

A pesar del subsidio, a la señora Gómez se le va en renta casi la totalidad de sus ingresos que obtiene como repartidora de pizzas.

“Pero si no fuera por este tipo de viviendas, no tengo ni idea cómo podría hacerle para sobrevivir”, mencionó.

La supervisora Hilda Solis en el complejo de viviendas Itliong  Village. Datos oficiales indican que en el condado hay cerca de 700,000 familias que viven por debajo del nivel de pobreza, pero actualmente sólo hay alrededor de 160,000 espacios en programas de vivienda subsidiada.
La supervisora Hilda Solis en el complejo de viviendas Itliong Village. Datos oficiales indican que en el condado hay cerca de 700,000 familias que viven por debajo del nivel de pobreza, pero actualmente sólo hay alrededor de 160,000 espacios en programas de vivienda subsidiada.

El CHPC precisa que se requieren 527,722 viviendas más para satisfacer la demanda, pero que debido a la reducción del 65% de fondos federales y estatales el desarrollo de vivienda asequible o de renta baja se ha detenido.

La supervisora Hilda Solís, quien asistió a la presentación del estudio del CHPC, dijo estar dispuesta a promover medidas que obliguen a los desarrolladores a construir más viviendas de bajo costo.

“Tenemos una crisis de vivienda”, dijo Solís. “Y quienes la están padeciendo son quienes tienen que pagar renta altas”.

Un inquilino de Los Ángeles, refiere el CHPC, debería ganar cuatro veces más el salario mínimo actual para poder sobrevivir pagando la renta promedio del mercado que es de 2,000 dólares.