Exigen seguridad vial en South Gate

La familia de la más reciente víctima asegura que las autoridades no hacen caso ante las tragedias que están ocurriendo en las calles

Residentes de South Gate exigieron a las autoridades de esta ciudad en el sureste del condado que haya mayor seguridad vial ante los frecuentes casos de accidentes automovilísticos en los que han muerto peatones.

Durante una manifestación realizada este viernes en la intersección donde se registró el más reciente atropellamiento mortal, integrantes de la llamada Coalición de Seguridad para South Gate (SGSC) pidieron a las autoridades más señalamientos de tránsito.

Serie de atropellamientos

El domingo 23 de agosto un hombre identificado como Trinidad Gómez, de 56 años de edad, murió al ser arrollado por un conductor que se dio a la fuga en la esquina del bulevar Tweedy y avenida San Vicente.

En ese mismo cruce peatonal hace seis años murió un niño al ser atropellado.

El mes pasado otro niño de 12 años, identificado como Adán Vargas, quien patinaba por el bulevar Firestone, murió al ser impactado por un vehículo.

En julio del año pasado, un niño de 4 años falleció luego del golpe que le dio un carro que pasaba por Firestone y Holmes.

Piden más seguridad

Los activistas de SGSC se reunieron el miércoles con miembros del Concejo de la Ciudad y jefes policíacos para demandar más seguridad.

Ron Hoch, uno de los activistas, dijo que los funcionarios se comprometieron a tomar acciones que incluyen señalamientos y una campaña de educación vial. Sin embargo, a cinco días de la muerte de Trinidad Gómez, el cruce de Tweedy y San Vicente y otras intersecciones de la ciudad continúan siendo una trampa mortal para los peatones.

Una trampa mortal

Marisol Trinidad, quien a diario recorre el bulevar Tweedy con sus cuatro hijos, afirmó que se trata de una vialidad muy peligrosa por la velocidad con que pasan los automóviles.

“Yo prefiero darles el paso a los carros porque ellos no se paran, no respetan, como si fueran en el ‘freeway’, a pesar de que uno ya va cruzando la calle no se paran”, comentó.

Ni el alcalde Jorge Morales ni el jefe de la policía Randy Davis respondieron a los llamados de La Opinión para saber qué medidas tomarán.

María Elena Flores-Gómez, hermana de la más reciente víctima, dijo que la demanda de más vigilancia y señalamiento también incluye el arresto de los responsables que atropellaron y huyeron de la escena dejando tirade a Gómez para que muriera en el lugar.

“¿Cuántas familias más van a sufrir y pasar por lo que nosotros estamos pasando?”, cuestionó. “La Ciudad no nos escucha, no está haciendo nada”.

Trinidad Gómez era originario de Jalpa, Zacatecas, no estaba casado ni tenía hijos, vivía con sus papás de 84 y 88 años de edad.

“Mis papás se están muriendo de la pena por esto que pasó”, agregó la hermana.