Niños migrantes del LAUSD: Con ayuda legal y sin éxito

De los 2,000 menores refugiados que estudian en los planteles del LAUSD, sólo la mitad recibe ayuda de un abogado

@Alvaradoisa

Sólo uno de cada dos menores que llegaron a Los Ángeles huyendo de la violencia en Centroamérica recibe ayuda de un abogado y la última estrategia que prometía resolver esa crisis dio pocos resultados.
El programa de asistencia legal que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) anunció en febrero únicamente se ha hecho cargo de cuatro de los 1,000 casos de niños refugiados que aún no consiguen a un profesional para que defienda sus procesos de deportación.
“Queremos ofrecer asistencia de calidad”, dijo Robert Newman, de la Oficina del Superintendente del LAUSD, quien explicó que solo cuatro de sus veinte abogados aceptaron ser voluntarios del plan AYUDA, que autorizó tomar los procesos de deportación de estos niños bajo un esquema pro bono.
“Cada abogado toma un caso a la vez”, precisó Newman.
De los 2,000 menores refugiados que estudian en los planteles del LAUSD, sólo la mitad recibe ayuda de un abogado particular o del que le consiguió alguna organización sin fines de lucro.

‘No es un fracaso’

012615_6_Ramona Mercado

Para Mónica García, integrante de la junta escolar de Los Ángeles, el programa AYUDA no fracasó. “Esos cuatro casos son algo que resultó donde no había nada”, mencionó.
El Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) está a cargo de 200 casos; mientras que el grupo legal Public Counsel en Los Ángeles tiene otros 100.
Pocos niños han recibido una visa migratoria juvenil o asilo político, las estrategias legales más comunes para retenerlos en este país, según indicaron estas organizaciones. El segundo es el trámite más complicado y lento.

En peligro de deportación

Cifras oficiales exponen que es más probable que un niño sea enviado a su país si se presenta ante un juez migratorio sin un abogado. De julio de 2014 a marzo de 2015, más de 4,700 menores sin defensor legal fueron deportados o aceptaron su salida voluntaria y sólo 352 en esa situación lograron quedarse. Mientras que la mitad de los tenían abogado evitaron ser expulsados de Estados Unidos.
Activistas temen que este problema crezca cuando las madres de estos menores sean liberadas de los centros migratorios de detención, en los que han permanecido por meses. El fondo de 3 millones de dólares que otorgó el gobernador Jerry Brown para asistencia legal de los niños y sus familias ya se agotó.
“Vamos de crisis en crisis”, comentó Ángeles Sambrano, dirigente de CARECEN.

Jueces estrictos

La abogada Mariela Hubiak, quien colaboró en un proceso que logró asilo político para dos adolescentes cuya madre fue asesinada en El Salvador, dice que ha notado que los jueces de migración cada vez son más estrictos. “Antes había más comprensión con respecto al testimonio de los niños”, señaló.
Sambrano insiste en que iglesias, dependencias de gobierno y grupos civiles deben buscar más ayuda legal para estos niños. “Debemos hacer todo lo posible para que más abogados tomen casos”, expresó.
García confía en que pronto habrá más recursos para esos alumnos. “Aunque sigue habiendo mucha necesidad, tengo esperanza en que haya más asistencia para estos niños”, dijo.

LEE ADEMÁS:

Distrito Escolar de L.A. ofrecerá ayuda legal a niños refugiados

Refugiada en Los Ángeles a los 4 años

LAUSD abre sus puertas a menores inmigrantes centroamericanos