Nuevos naufragios en el Mediterráneo dejan decenas de muertos

Hasta el momento se han recuperado 82 cadáveres

Las imágenes que llegan de tierra son impresionantes: bolsas de cadáveres que se acumulan a la orilla del mar Mediterráneo, en esta ocasión en la ciudad libia de Zuwara.

Las que llegan del mar son todavía más dramáticas: de cuerpos atrapados dentro del casco de un barco naufragado, de voluntarios que a bordo de pequeños botes intentan rescatarlos.

Las miradas vidriosas y la piel arrugada de los primeros confirma que, en su caso, los segundos llegaron demasiado tarde: murieron ahogados luego de que la embarcación en la que viajaban se volcara.

Según voceros de la Media Luna Roja en Libia hasta el momento se han recuperado 82 cadáveres.

Pero la cifra de muertos seguramente aumentará: las autoridades libias dijeron que habían logrado rescatar con vida a unas 200 personas, pero que centenares continuaban desaparecidas.

Dos naufragios

muertes

En total, entre jueves y viernes, dos embarcaciones naufragaron cerca de Zuwara.

La primera, que alertó sobre problemas ayer jueves, transportaba unos 50 pasajeros.

En el segundo barco, que se hundió mucho después, viajaban unas 400 personas, según cálculos de residentes y autoridades locales.

Y todos los días frágiles botes con migrantes intentan la travesía hasta Europa desde las costas de Libia.

Los residentes de Zuwara le dijeron a la BBC que los cadáveres estaban siendo llevados al hospital de la ciudad, ubicada al oeste de Trípoli.

Según los mismos residentes, las víctimas incluirían migrantes de Siria, Bangladesh y varios países del África sub-sahariana, pero esa información no ha podido ser verificada de forma independiente.

Una fotografía distribuida este viernes por la agencia AP muestra un pasaporte pakistaní dañado por el agua.

Equipo de rescate encuentra cadáveres en la costa de Libia.
Equipo de rescate encuentra cadáveres en la costa de Libia.

Las únicas imágenes positivas son la de los náufragos que celebran al llegar a tierra firme, luego de haber sido rescatados.

Naciones Unidas estima que unos 2.400 migrantes ya han muerto este año intentando cruzar el Mediterráneo.

Los naufragios de las frágiles embarcaciones que emplean para intentar llegar a Europa sin embargo, no son el único riesgo que enfrentan los migrantes.

Esta última tragedia, por ejemplo, se produce dos días después que guardacostas suecos informaran de la muerte de 52 personas asfixiadas bajo la cubierta de un barco claramente sobrecargado.

Aún así, unas 100.000 personas –en su mayoría gente que huye de la violencia o la pobreza en sus países de origen– han logrado completar el cruce para llegar a Italia y unos 160.000 más han desembarcado en tierras griegas.

Pero los peligros no terminan ahí: ayer jueves la policía austríaca encontró un camión abandonado con decenas de migrantes muertos, cerca de su frontera con Hungría, en pleno centro de Europa.

Según información proporcionada por las autoridades este viernes, el número de muertos en este caso se estima en más de 70.