Aumentan los casos de robo de identidad en Los Ángeles

Las quejas en Los Angeles podrían tener hasta un 250 por ciento de aumento para finales de año

Cuando Jaime Maldonado tenía 15 años y vivía en el estado de Guerrero, México, una tía suya que era ciudadana estadounidense llegó hasta su pueblo y le hizo llenar unos papeles. Poco tiempo después Maldonado recibió una tarjeta del seguro social por parte del gobierno de Estados Unidos.

Tres años más tarde recibió otra similar, pero como no quiso irse inmediatamente a Estados Unidos, Maldonado piensa que su tía  le vendió ese número a otra persona, que asumió su identidad. Maldonado emigró a este país en el 2001, a los 22 años, y desde entonces lucha para limpiar su nombre y su crédito, que ha sido dañado por la persona que usa su número de seguro social.

El caso de Maldonado es uno de los cientos que ocurren diariamente, dejando a las víctimas con las finanzas y el crédito destrozado y sufriendo por años antes de corregir todo el mal que los estafadores les han infringido. Aunque las circunstancias varían, el daño es el mismo y difícil de reparar.

“Esa persona que usa mi identidad se ha metido en muchos problemas”, dijo Maldonado, quien ha investigado a ese hombre.  “Yo creo que él tiene todos los papeles que me corresponden, que es la ‘green card’, el permiso de trabajo y mi número de seguro social. Ni siquiera nació con mi nombre y apellido y se lo ha dado a una hija que ha tenido”.

Jaime Maldonado fue
Jaime Maldonado fue
víctima del robo de identidad.

Los problemas que enfrenta

Lo que Maldonado ha descubierto es que esa persona ha tenido accidentes, multas por manejar ebrio (DUI) en San Bernardino e incluso debe pensiones alimenticias de la hija. A consecuencia de ello, Maldonado no ha podido sacar su licencia de manejo o hacer cualquier trámite de crédito. Incluso le han retenido más de 15,000 dólares en reembolsos de impuestos por la pensión que el otro hombre debe de su hija.

“A veces pienso que mejor no me hubiera llegado nunca esa tarjeta del seguro social porque a lo mejor me hubiera agarrado [estudiando]  una carrera en México”, dijo este inmigrante ahora a sus 36 años y quien vive en Anaheim con su esposa y tres hijos de 2, 7 y 1 año. “Esa señora [su tía] me destruyó media vida, me arruinó mi futuro”.

Actualmente Maldonado tiene un abogado que lo está ayudando con el caso de pensión alimenticia. Una vez resuelto ese problema, comenzarán con los trámites de migración, para determinar sus posibilidades de regularizar su estatus migratorio.

“Aunque tenía número de seguro bueno, pasé ilegal porque no sabía. Por eso es que no m

e creen y siempre me preguntan quién me la vendió. Pero es mi tarjeta”, dijo Maldonado, quien hasta abril de este año no había logrado que le creyeran en la oficina de Seguro Social que él era el verdadero portador de la tarjeta.

Muchos casos similares

El Procurador de la Ciudad, Mike Feuer, anunciará hoy los resultados de su investigación del hospital.
El Procurador de la Ciudad, Mike Feuer.

“Cada día, millones de estadounidenses son víctimas del robo de identidad. A menudo las víctimas desconocen que lo son hasta que es demasiado tarde”, dijo Mike Feuer, procurador de la ciudad de Los Ángeles, durante una reciente conferencia en la que detallaba un repunte de estos casos en la ciudad. “Es importante que tomemos medidas para protegernos”.

Feuer destacó que el año pasado su oficina recibió 406 quejas de robo de identidad y procesó 254 casos. Desde enero de 2015 hasta la fecha, han recibido 482 quejas y se han procesado 375 casos.

“Si continuamos con esta tendencia para el final del año, significará un aumento del 250 por ciento de los casos procesados por nuestra oficina hasta ahora”, dijo Feuer.

De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio, en los últimos 15 años, la queja que más han recibido es sobre robo de identidad (un 13 por ciento de las 2 millones de quejas presentadas). En California, sumaron un total de 250,138 quejas.

El mayor número de quejas a nivel nacional tuvo que ver con personas de entre 40 y 50 años (19 por ciento), seguido de personas de entre 20 y 30 años (un 18 por ciento). El número de quejas disminuyó con la edad, ya que un 13 por ciento de las quejas fueron reportadas de personas de más de 60 años y un 7 por ciento de personas mayores de 70.  

Actualmente, el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) investiga 20 casos diferentes de robo de identidad que incluye documentos del gobierno o fraudes relacionados a beneficios, tarjetas de crédito, cuentas bancarias, telefónicas o servicios y préstamos, entre otros.

Cómo evitar el robo de identidad

  • Destruye todos los documentos que contengan información personal o financiera antes de echarlos en la basura.
  • Sé cauteloso al usar las tarjetas de débito. No las uses en las estaciones de gasolina o para realizar compras por Internet.
  • No respondas a correos electrónicos, llamadas o mensajes de texto en donde te pidan información confidencial. Las compañías legítimas no piden información de esta manera.
  • Utiliza claves fuertes, como la combinación de letras, números y carácteres especiales. Usa diferentes claves para diferentes cuentas.
  • Asegura tu buzón de correos. La correspondencia robada conduce al robo de identidad.
  • No dejes tu licencia de conducir, título y registro del carro en la guantera del vehículo.

Fuente: Oficina del Fiscal de Los Ángeles, Mike Feuer

En caso de robo de identidad

  • Llama al departamento de fraude de tu banco o cualquier compañía donde tengas cuentas y explícales que has sido víctima de robo de identidad. Pídeles que cierren o congelen tus cuentas y que no se hagan cargos nuevos sin tu autorización. Asegúrate también de cerrar todas las cuentas que abrieron sin tu autorización.
  • Cambia las contraseñas, nombres de usuarios y números de identificación personal (PIN) de todas tus cuentas.
  • Contacta a otros organismos donde tengas cuentas que no se hayan visto comprometidas, como préstamos estudiantiles, inversiones, etc.
  • Coloca una alerta de fraude con cualquiera de las tres compañías que ofrecen reportes de crédito (Equifax, Experian o TransUnion). Las alertas son gratuitas y dificulta que alguien abra cuentas nuevas bajo tu nombre.
  • Obtén un informe de tu crédito y revisa tus estados de cuenta en busca de transacciones no autorizadas.
  • Reporte el crimen a la Comisión Federal de Comercio (FTC), a través de su formulario de quejas,  y a tu departamento de policía local. Lleva una copia del reporte al FTC cuando presentes la denuncia en la policía, un documento de identidad con foto, un comprobante de domicilio, el Memorando de la FTC para funcionarios de seguridad (por si no quieren tomar en cuenta tu denuncia) y cualquier otra prueba que tengas del robo. Pide una copia del reporte.
  • Elabora tu propio reporte de robo de identidad, guardando la copia de tu reporte hecha al FTC y la denuncia a la policía.
  • Fuente: Comisión Federal de Comercio (FTC)