Jorge Ramos estuvo bien con Trump

La memoria social de nuestra comunidad no olvidará como de manera prepotente mandó a sentar al periodista

El incidente entre el candidato que lidera las encuestas de la primaria republicana y el periodista Jorge Ramos está muy lejos de ser un acto casual.

No tengo la menor duda que Ramos planeó cuidadosamente lo que iba a hacer y lo que iba a decir, y que además sabía con total certeza que el contendor republicano iba a caer redondito en la trampa.
He escuchado muchas críticas hacia Ramos por la forma en que interrumpió al hasta ahora favorito republicano. Y es posible que lo que hizo fuera grosero e inapropiado, inclusive hasta poco profesional, pero más allá de ello fue magistral. El multimillonario podía simplemente decirle al reportero que contestaría su pregunta oportunamente y quedarse callado por un par de minutos hasta que Ramos no tuviera otra opción que suspender su diatriba, o continuarla y terminar luciendo inequívocamente disruptivo.
Ramos es quizás la voz más escuchada, autorizada y respetada de la comunidad hispana. El enfrentarse a él, de la forma en que lo hizo el candidato fue bastante tonto. Si antes de este incidente el caballero era mal visto por el creciente voto hispano, después del mismo, la memoria social de nuestra comunidad no olvidará como de manera prepotente mandó a sentar al periodista, como de manera despreciativa lo mandó a regresar a Univisión, y como de manera abusiva lo hizo sacar de la sala. ¿No es acaso eso un reflejo de lo que haría con nuestra gente?
Y me temo que este incidente no perjudica al contendor republicano solamente con los hispanos. Dentro de un aparente control este hombre actuó visceral y descontroladamente. Estoy claro que este incidente manejado apropiadamente en la campaña, retumbará en la mente de los votantes moderados. ¿Cómo podría reaccionar este hombre que no puede lidiar razonablemente con un reportero cuando estalle una verdadera crisis y suene el teléfono de la Casa Blanca a medianoche?
Y sobre lo realizado por Ramos lo único que puedo decir es que aplaudo lo hecho. ¿Hasta cuando vamos a obedecer y sentarnos calladamente los hispanos cuando somos atacados en forma tan incesante e inhumana?
Ramos hizo su parte. Ahora la comunidad debe hacer la suya. Si hombres como este nefasto multimillonario republicano han llegado a situaciones tan expectantes en el acontecer político nacional, es porqué nosotros se lo hemos permitido al silenciar nuestras voces y no golpear a los políticos anti- inmigrantes justo ahí donde les duele más, en las urnas. Contamos con un sufragio potencial de casi 29 millones de votantes, y sin embargo, seguimos siendo pisoteados porque quienes pueden hacerse ciudadanos no lo hacen, y porque muchos de los que son ciudadanos no se preocupan por ejercer sus derechos políticos. ¿Hasta cuando no tomamos conciencia?