Alimentos buenos y malos para los dientes

Nutricionista experta describe algunos de ellos para que conserves tu dentadura saludable
Alimentos buenos y malos para los dientes
Foto: Shutterstock

Los dientes juegan una función importante en el proceso de la masticación de los alimentos, pero poca atención se presta a mantenerlos con buena salud.

“La boca contiene bacterias que convierten los azúcares [de las frutas, vegetales, almidones, dulces, etcétera] de los alimentos que comemos en un ácido que ataca el esmalte de los dientes,  y para prevenir esto hay que ingerir aquellos alimentos que los fortifican y que combaten las bacterias que crean las caries”, explica Claudia González, nutricionista certificada con práctica en Miami, Florida.

Y para que desde hoy empieces a cuidar tus dientes como lo merecen, la autora del libro Gordito no significa estar saludable ennumera algunos alimentos que evitan las caries y otros que las promueven.

Los buenos

Productos lácteos: La leche, los quesos, el yogur natural y otros productos lácteos, además de poseer calcio y fosfatos, están fortificados con vitamina D que ayuda al organismo a asimilar el calcio, un mineral esencial para los dientes y los huesos.

Productos lácteos
Productos lácteos. Shutterstock

Las frutas y los vegetales frescos: Las manzanas, las peras y el apio, por ejemplo, son frutas y vegetales tienen un alto contenido de agua que ayuda a que los azúcares y los almidones que consumimos se vayan a la vez disolviendo y no se acumulen en la boca para alimentar la placa de bacterias que puede causar problemas en la boca.

Además, por su alto contenido de fibra, las frutas y los vegetales frescos estimulan el flujo de saliva, que es considerada una defensa natural contra las caries al eliminar los residuos de comida y neutralizar los ácidos que atacan los dientes.

Shutterstock
El apio y la manzana son alimentos súper amigos de los dientes y encías. Shutterstock

Las proteínas: La carne de res, el pollo, el pescado y las nueces contienen un alto índice de calcio y fósforo, dos minerales que ayudan a recuperar el esmalte que se pierde con el consumo de azúcar y almidones. Como quien dice, son alimentos que ayudan a remineralizar los dientes y los hacen más resistente a los estragos de la placa bacteriana.

Las proteínas ayudan a recuperar el esmalte que van perdiendo los dientes.
Las proteínas ayudan a recuperar el esmalte que van perdiendo los dientes. Shutterstock

Té verde: El té verde contiene catechina, un poderoso antioxidante que ayuda a evitar la inflamación producida por las bacterias que pueblan la boca y causan las caries. Para que se dé su trabajo de defensor de los dientes no se debe consumir con azúcar. Y para que no amarille los dientes, se recomienda cepillar los dientes tan pronto se ingiera una taza de este té.

El té verde contiene catechina, un antioxidante que ayuda a evitar la inflamación y la producción de caries.
El té verde contiene catechina, un antioxidante que ayuda a evitar la inflamación y la producción de caries. Shutterstock

Los dañinos

Dulces y golosinas: El azúcar que contienen caramelos, paletas y demás dulces duros y pegajosos, así como postres y pasteles muy endulzados puede generar la formación de caries. Por eso se recomienda, al igual que las frutas ácidas (limones, naranjas, tomates, toronjas, etc.), no comerlos solos, sino como parte de las comidas principales. También se recomienda cepillar bien los dientes con pasta dental fluorizada luego de comer postres, dulces o golosinas.

El azúcar de los dulces duros promueven las caries.
El azúcar de los dulces duros promueven las caries. Shutterstock

Carbohidratos: La papas fritas, las palomitas de maíz, las pastas, el pan y las galletas elaboradas con harina blanca refinada, son alimentos con un alto contenido de carbohidratos y azúcares que, al combinarse con las bacterias de la boca, se fermentan y crean el ácido láctico, que disuelve la capa externa de los dientes.

Los carbohidratos promueven la producción de la capa bacteriana.
Los carbohidratos promueven la producción de la capa bacteriana. Shutterstock

Sodas carbonatadas y bebidas energetizadas: Los refrescos y bebidas energetizadas tienen altas cantidades de azúcar y pueden contener ácidos que desgastan el esmalte de los dientes.

Las sodas y las bebidas energetizantes  promueven la creación de caries.
Las sodas y las bebidas energetizantes promueven la creación de caries. Shutterstock