Tensión en Texas por asesinato de policía blanco

Presentan cargos por asesinato a un afroamericano detenido; el agente recibió 14 tiros

El agente del sheriff nunca vio al hombre que caminó detrás de él y le disparó en la cabeza antes de vaciar los 14 tiros del cargador de su pistola en su cuerpo, dijo este viernes un fiscal del condado de Harris, en Texas.

“El agente Darren Goforth fue encontrado en una charco de sangre a un lado de su patrulla, en una gasolinera donde lo mataron”, indicó el fiscal de Distrito Devon Anderson.

“Le puso un arma por detrás de la cabeza y le disparó”, dijo Anderson durante una conferencia de prensa al salir de la corte, describiendo el video  en la que se ve cómo el sheriff Goforth es asesinado. “Aún cuando Goforth estaba en el suelo, Miles continuó disparando su arma”, agregó el fiscal.

“El arma tenía 14 tiros en el cargador y uno en la cámara. Le descargó toda el arma al agente Goforth”, agregó Anderson.

Esta muerte llega en un momento de gran tensión, tras varias muertes de afroamericanos a manos de la Policía. El agente muerto era blanco.

Ayer varios cientos de personas realizaron una marcha en honor al agente “caído”, la cual concluyó en la gasolinera donde se registró el asesinato.

“Creo que debemos aprovechar esta oportunidad, con el caso de este oficial de policía, para hacer balance. Policías están siendo asesinados, gente de color está siendo asesinada. Tenemos que parar esto. No queremos más policías muertos, ni tampoco ciudadanos negros inocentes tiroteados por infracciones menores, como vender cigarrillos “, decía esta participante en la marcha.

El sospechoso, identificado como Shannon J. Miles,  fue detenido menos de 24 horas después en posesión de una pistola que coincide con el arma del crimen y este lunes se le presentaron cargos de asesinato.

Miles llegó a la corte este lunes vistiendo el uniforme amarillo de la prisión, asignado a los presos de más alta seguridad, con cadenas en su cintura y los tobillos, y no habló durante la audiencia.

Aunque el motivo del crimen no ha sido determinado,  no se excluye que Miles, que es afroamericano, haya actuado por venganza por las recientes muertes de hombres afroamericanos a manos de la Policía.

De acuerdo con CNN, Chuck Canterbury, presidente de Fraternal Order of Police, ha renovado su llamado para que el asesinato de un agente del orden se considere un crimen de odio.

“Esta retórica se ha salido de control”, dijo el Sheriff de Harris, Ron Hickman, jefe de Goforth. “Hemos escuchado que las vidas de los afroamericanos importan. Todas las vidas son importantes. Bien, las vidas de los policías importan, también. Por qué no dejamos de calificativos y solo decimos ‘las vidas importan’ y partimos de eso?”

La frase “la vida de los afroamericanos importan” comenzó a resonar en 2013 cuando Trayvon Martin fue baleado de muerte por George Zimmerman y comenzó a tomar más fuerza el año pasado tras la muerte de Michael Brown a manos de un agente de policía blanco en Ferguson, Missouri, y Eric Garner murió asfixiado por un agente de Nueva York.

En 2014, 15 agentes fueron baleados y muertos en ataques, según reportó en diciembre pasado el Fondo Nacional para Entierros de Agentes del Orden, el triple de los que se registraron en 2013.

 

 

Miles fue detenido después de que la Policía buscara por la Ford Ranger y relacionara las placas del vehículo con él. Los investigadores fueron a su casa y encontraron estacionado en su cochera lo que creen es el mismo vehículo en el que huyó el asesino del agente.

Cuando tocaron en su casa un hombre les dijo que el vehículo era de su hermano, pero que éste había salido con su madre. La Policía lo esperó y cuando éste regresó admitió tener un arma calibre .40 en el garage de la casa. Pruebas de balística demostraron que los casquillos encontrados en el lugar del crimen corresponden al arma.

Miles está cooperando los la policía, pero Anderson declinó comentar sobre el posible motivo, comentarios específicos que Miles haya hecho o sobre cómo y cuándo obtuvo el arma.