Nuestros lectores: Luis Aguilar lee La Opinión desde 1950

El diario ha sido su medio para mantenerse informado de todo lo que sucede en la ciudad y en su país natal

Luis Aguilar, tiene 91 años,  llegó desde el Estado de México con un grupo de braceros en 1950 para trabajar en los campos de California y desde entonces La Opinión ha sido su medio para mantenerse informado de todo lo que sucede en la ciudad y en su país natal.

“Cuando recién llegué no teníamos tiempo para leer, solo trabajar, comprar  y prepararnos la comida”, dijo Aguilar, residente en Boyle Heights.

Este inmigrantes dice que es padre de cinco hijos, sin embargo, ya ha perdido la cuenta de cuántos nietos y bisnietos le han regalado sus retoños.

Desde que tuvo tiempo para leer asegura que no dejó de hacerlo, incluso en estos momentos en que se encuentra convaleciente de una caída que sufrió recientemente y de una enfermedad que le afecta los pulmones.

“Cuando comencé a leer La Opinión, no estaba así como este [la edición actual]. El periódico era más grande y la letras también eran más grandes”, dijo Aguilar riéndose. “Siempre me gustaba leer para saber lo que pasa en las noticias. Pero ahora los números y las letras están muy pequeñas”, añadió Aguilar, quien siempre quiere tener su periódico a la mano.

Naty Aguilar, de 87 años, cuenta que a su esposo siempre le ha gustado leer los periódicos impresos desde que estaban en México y ahora en Estados Unidos.

“Desde que lo conocí, siempre tenía un periódico en la mano. Era su vida el periódico”, dijo la señora. “En México, leía ‘La Prensa‘ y aquí con ‘La Opinión’”