El sueño del nido propio

Comprar tu casa podría ser más fácil de lo que crees

El sueño del nido propio
La familia Rendon podrá festejar las próximas navidades en su propio hogar
Foto: Bob Archer / Cortesia Habitat LA

María Rendon y su familia siempre tuvieron la ilusión de tener casa propia. Y este año, su sueño se hizo realidad. Gracias al trabajo y esfuerzo de la familia, y a la ayuda de voluntarios y amigos de Habitat for Humanity, los Rendon podrán recibir al 2016 en su nuevo hogar.

“Este va a ser el regalo más lindo que haya tenido para Navidad”, aseguró ilusionada María, y contó que junto a su hija menor, ya está pensando en cómo va a decorarla. Con la casa, la familia también recibió una cocina y un refrigerador de consumo eficiente, y camas gratis. “Lo más importante es que vamos a llenarla con alegría y mucho amor”, agregó.

Rendon y su esposo se casaron dos años atrás. Cada uno tenía dos hijos de relaciones anteriores. “Con el sueldo de ambos no podíamos comprar casa y tuvimos que ir a vivir a la casa de mis suegros”, recordó la nueva propietaria. “Claro que me sentía bendecida por tener un techo sobre mi cabeza, pero nada se compara con la ilusión de tener mi propio hogar. Esta será la casa donde recibiré a mis nietos”, aseguró.

Tan simple como comprar una casa

Habitat for Humanity (www.habitat.org) es una organización internacional sin fines de lucro que ayuda a familias a acceder a la compra de su hogar. Desde su fundación en 1976, la organización ha construido y reparado más de un millón de hogares, ayudando a más de cinco millones de personas alrededor del mundo.

“El proceso para comprar una casa a través de Habitat fue bien simple y directo”, aseguró Rendon. El primer paso fue llenar una aplicación para determinar si cumplían con los requisitos del programa.

“Los requisitos principales son tener un ingreso regular, y comprometerse a ayudar como voluntario de la organización”, indicó Erin Rank, presidenta y directora ejecutiva de Habitat for Humanity de Los Ángeles. La organización requiere de cada familia 250 horas de trabajo voluntario.

“Pareciera que fuesen muchas horas, pero pueden cumplirse con distintos tipos de actividades”, aseguró Rendon. La futura propietaria contó que durante el proceso tuvieron reuniones informativas en las cuales les explicaron cómo solicitar un préstamo, y también se reunieron con otros propietarios. “También asistimos a talleres prácticos para aprender sobre construcción, como por ejemplo cómo cortar maderas. Edificar tu propia casa, le da más corazón”, opinó.

Hogares para todos

Los nuevos propietarios reciben talleres sobre aspectos de la construcción, que luego pueden aplicar en sus propios hogares.

La organización no sólo ayuda a las familias a construir sus casas, sino que también tiene un programa de reparación y remodelación de hogares.

“Ayudamos a veteranos, personas mayores o con discapacidades a arreglar sus viviendas, y también hacemos proyectos de revitalización de comunidades y barrios”, explicó Rank.

Los trabajos de construcción y remodelación también contemplan el ahorro de energía y la protección del medio ambiente. El Proyecto del Condado de Columbia, en Hudson, NuevaYork, recientemente construyó hogares con aislamiento para almacenar aire caliente o frío y ahorrar energía. Al igual que otras casas construidas en la misma calle, las viviendas usan 90% menos energía para calefacción y 70% menos de energía en general que otras construcciones convencionales.

Rank señaló que la crisis inmobiliaria de los años 80 y 90 no afectó a la organización ni a ninguno de los propietarios por tratarse de préstamos responsables.

“Tenemos un modelo de préstamos muy sólido y exitoso”, aseguró y dijo que las familias hispanas eran uno de los grupos que más se había beneficiado con el programa de viviendas.

Desafíos

“Uno de los obstáculos más comunes que nos encontramos es el bajo ingreso de las familias”, indicó Sylvia Bautista, administradora de casos de Habitat for Humanity LA. “En algunos casos, las familias tienen una deuda muy grande, y trabajamos con ellos para que puedan reducirla y arreglar su crédito“.

Bautista dijo que las familias que aplican para el programa son de todas las razas y edades. Tenemos personas de 65 años o más, que participan en el programa y logran comprar o reparar sus hogares”, señaló.

Tanto Rank como Bautista coincidieron en que otro de los desafíos es convencer a la gente de que el programa es real. “Busquen la información y apliquen para el programa”, aconsejaron ambas. “Tener tu propia casa es posible”, alentaron.

Una buena idea

Habitat for Humanity fue fundada en 1976 por Millard y Linda Fuller, quienes desarrollaron el concepto de viviendas para personas de bajos recursos, construidas sin fines de lucro y financiadas a través del “Fondo para la Humanidad”, que proviene del pago de las cuotas de los nuevos propietarios, y la ayuda de voluntarios y donantes.

Entre los voluntarios más dedicados de la organización, se encuentran el ex presidente Jimmy Carter y su esposa Rosalynn, quienes desde 1984 ofrecen una semana de su tiempo para ayudar a construir y remodelar hogares. El Proyecto de trabajo de Jimmy & Rosalynn Carter busca crear conciencia sobre la necesidad crítica y simple de vivienda decente y accesible.

Para más información

Los Angeles: http://habitatla.org
Nueva York: https://www.habitatnyc.org