Ley AB60 deja a compañías de grúas con escasos decomisos de autos

Varias compañías aseguran que la nueva ley de California les ha quitado trabajo

Atrás quedó la época de abundantes decomisos de autos de indocumentados que les dejaban ganancias millonarias, pero las compañías de grúas de Los Ángeles ahora luchan por lo que queda del negocio.

Por leyes como la AB60, que desde enero les otorga licencia de manejo en California, los indocumentados están evitando que sus vehículos terminen en los corralones de las empresas de remolque.

Pero éstas no se han cruzado de brazos y están compitiendo entre sí por contratos municipales para almacenar autos involucrados en crímenes, accidentes o que estén estacionados ilegalmente.

Baldwin Park y El Monte

Hace unos días la controvertida empresa de grúas Royal Coaches intentó obtener un acuerdo de una década con la Ciudad de Baldwin Park, pero una ruidosa protesta pospuso el voto.

A ésta le acusan de sacar provecho de la desgracia de los inmigrantes sin licencia en el Valle de San Gabriel por años.

Este martes, el Cabildo de El Monte abrió el proceso para buscar a su próximo contratista un año después de la abrupta salida de Albert’s Towing, cuyo dueño amasó una fortuna mayormente por las incautaciones de autos de indocumentados. El propietario ahora se encuentra prófugo de la justicia. Royal Coaches quiere ser el seleccionado.

Los ingresos de H.P. Tow y otras empresas de grúas enfrentan un descenso en sus ingresos debido a que los indocumentados ahora tienen una licencia de manejo.
Los ingresos de H.P. Tow y otras empresas de grúas enfrentan un descenso en sus ingresos debido a que los indocumentados ahora tienen una licencia de manejo.

La batalla en Vernon

“Estoy muy feliz”, festejaba este martes afuera del Cabildo de Vernon el propietario de la empresa U.S. Tow, Moshe Ben Dayan, después de ganar la mitad de la concesión en esa ciudad.

Hace unos años su local subastaba decenas de coches aún con herramientas y sillas para bebés adentro, indicios de quienes no los pudieron recuperar con un pago de 1,500 dólares, pero ahora los remates son escasos.

Los ingresos de U.S. Tow, que también opera en Santa Mónica y Beverly Hills, cayeron porque la Policía de Los Ángeles (LAPD) dejó de incautar por 30 días los coches de los indocumentados. “Sé que hay compañías de grúas que no tienen buena reputación, pero la mía es una de las mejores”, afirmó Dayan.

Vernon tampoco decomisa los autos por 30 días, pero eso no impidió que ocurriera una pelea sin tregua entre cuatro empresas de remolque que deseaban un contrato de tres años con esa localidad.

Zona compartida

Desde hacía 43 años ése fue territorio exclusivo de HP Tow, que opera en distintas ciudades del sureste del condado con basta población hispana, como Huntington Park (ahí está su sede), South Gate y Bell Gardens. A regañadientes deberá compartirlo con U.S. Tow, con oficinas en el Sur de Los Ángeles.

decomiso autos

HP Tow no era la favorita del jefe de la Policía de Vernon, Daniel Calleros, pero al final reemplazaron a Mr. C’s Towing, que tiene medio contrato con el ayuntamiento de South Gate, al considerar una acusación de que dos empleados realizaron decomisos ilegales en Long Beach en 2008.

Esto a pesar de que una corte de Long Beach retiró los cargos por falta de pruebas al año siguiente.

“Se eliminó el caso”, insistió Toni Kern, abogada de Mr. C’s Towing, quien no logró que los ediles de Vernon también incluyera a su cliente en el acuerdo.

Se queda sin negocio

Jimmy Sandhl, dueño de HP Tow, dijo a mediados de agosto que gastaría “cada centavo en mi bolsillo” para que su empresa estuviera entre las favoritas del jefe Calleros y lo logró.

Por las leyes proinmigrantes su negocio ha perdido un 20% de las ganancias y por eso ha hecho “ajustes” administrativos, dijo Sandhl a La Opinión.

“Es como cualquier negocio, hay días malos y buenos; ha impactado a nuestra industria”, indicó.

Trascendió que en distintas ciudades del condado se cabildea para eliminar el protocolo que concede a los indocumentados recuperar sus coches decomisados al día siguiente, argumentando que ya pueden obtener licencias de manejo (aunque muchos están en lista de espera o ni siquiera lo han intentado).

El jefe Calleros subrayó que su decisión es inamovible. “Ni siquiera lo voy a discutir con ellos”, señaló. “Vernon no es como otras ciudades donde hay buena amistad con las grúas”, afirmó.