El agotador ‘segundo turno’

Las mujeres siguen siendo quienes más trabajan en la casa
El agotador ‘segundo turno’
Después de más de 8 horas de trabajo, muchas mujeres llegan a su hogar para seguir trabajando.

Se lo conoce comúnmente como “segundo turno”, y lo mencionamos bromeando, como al pasar, cuando salimos del trabajo.

La denominación apareció por primera vez en 1989, en un libro de Arlie Hochschild (Working Parents and the Revolution at Home) y describe al trabajo que comienza cuando las mujeres llegan a la casa, después de ocho y más horas en la fábrica, el taller o la oficina.

El segundo turno comienza generalmente entre las 5 y 6 de la tarde, después de recoger a los niños de la escuela o la guardería. A partir de ese momento, comienza una carrera con el tiempo para cumplir con una interminable lista de actividades que incluyen ayudar a los hijos con la tarea, preparar la cena, lavar la ropa, hacer el mandado y llevar a los niños a karate, o a fútbol, o a danza, o a piano, entre otras cosas.

En los últimos años, ha aumentado la tendencia de los hombres a encargarse de su parte del trabajo doméstico. Pero a pesar de ello, todavía es la mujer quien lleva la carga más pesada. Según un reporte de 2014 de la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de trabajo (http://www.bls.gov), entre 2003 y 2014, la cantidad de hombres haciendo tareas domésticas aumentó de un 35%, a un 43%, mientras que  la cantidad de horas diarias que las mujeres le dedican a su casa disminuyó de 58 minutos en 2003, a 49 minutos, en 2014.

El reporte encontró que 20% de los hombres y 49% de las mujeres realizan a diario tareas de limpieza, como lavar la ropa, mientras que 43% de los hombres y 69% de las mujeres, preparan diariamente la comida.

Y nn un hogar promedio con niños menores de 6 años de edad, las mujeres ocupan aproximadamente una hora de sus días cuidando físicamente a los hijos (bañando o dándoles de comer), mientras que los hombres le hacen por alrededor de 23 minutos.

Cuando mamá se estresa…

Para aquellas mujeres que se sienten agobiadas por la cantidad de trabajo y obligaciones diarias, compartimos algunas de las sugerencias de la Asociación Americana de Psicología (apa.org).

  • Analiza tu estrés. Cada persona es individual y se preocupa por diferentes asuntos. Identifica las situaciones que te provocan más angustia y preocupación. ¿Es el trabajo? ¿Son los niños? Contempla y analiza tus reacciones y tu manera de lidiar con los desafíos de todos los días.
  • Cambia de hábitos. En el trajín de todos los días y casi sin darnos cuenta, adoptamos costumbres que a la larga nos crean mayor estrés. Por ejemplo, para poder ganar tiempo, compramos comida rápida, en lugar de cocinar, lo que a la larga nos afecta a la salud y a nuestros bolsillos. Después de tomarse el tiempo para analizar horarios y gastos, más de una familia ha descubierto que, al final del día, el sueldo termina sigue siendo casi igual al costo del cuidado de los niños, o de comer afuera, por no tener tiempo para cocinar.
  •  Busca maneras sanas de lidiar con el estrés. Saca tiempo para actividades personales, como encontrarte con amigos, salir a caminar o sentarte a disfrutar un libro.

Y si a pesar de todo, aun anhelas convertirte en Súper Mujer, tómate dos horas sólo para ti y alquila la película. Esto te recordará que Super Woman no es más que personaje ficticio, que sólo vive en la pantalla.