Ponen piso de acero en el penal de donde se fugó “El Chapo”

Tras la fuga de El Chapo, autoridades deciden que un piso de acero en el penal de El Altiplano es más seguro
Ponen piso de acero en el penal de donde se fugó “El Chapo”
El Altiplano es una prisión de máxima seguridad de México.

Joaquín El Chapo Guzmán se escapó el 11 de julio de este año de El Altiplano, la prisión mexicana considerada como la de más alta seguridad en todo el país, a través de un túnel que iba del piso de su celda a una casa abandonada. Hoy, las autoridades refuerzan esa zona en especial colocando una capa de metal en el suelo de las celdas.

La información, revelada por el periodista Carlos Loret de Mola en su sitio web, detalla que se trata de un cuadriculado de varillas de acero de tres cuartas partes de pulgada, colocado en tres niveles traslapados. Se cruzan cada diez centímetros, de modo que formarán tres rejas de hierro que quedarán cubiertas por cemento.

//platform.twitter.com/widgets.jsEstas obras son parte de un proyecto de remodelación en el área de Tratamientos Especiales del Centro Federal de Readaptación Social Número 1, que alberga a los delincuentes considerados como los más peligrosos, compuesta por 20 celdas. Temporalmente, las 19 celdas han sido vaciadas hasta que conlcuyan los trabajos, mientras la tristemente célebre celda número 20 sigue cerrada con dos candados, cadenas y una chapa electrónica, pues está bajo resguardo del Ministerio Público Federal, a cargo de la investigación de la fuga.

//platform.twitter.com/widgets.js

Los trabajos los llevan a cabo una veintena de trabajadores de la construcción, uniformados por cuestiones de seguridad con una camisa guinda y pantalones de mezclilla. Deberán además colocar excusados en vez de letrinas y otras mejoras estéticas para la cárcel inaugurada en 1991, enclavada en el municipio de Almoloya, en el céntrico Estado de México, a unos 90 kilómetros de la capital del país. Está programado que las obras concluyan aproximadamente en un mes.

El pasado 11 de julio, Guzmán Loera, el fundador y líder del cártel narcotraficante de Sinaloa, se escapó por un túnel de kilómetro y medio de longitud que comenzaba en el piso de la regadera de su celda y que desembocaba a una casa cercana a la prisión.

Considerado por México y Estados Unidos como uno de los delincuentes más peligrosos, esta es la segunda vez que El Chapo se fuga de una cárcel de alta seguridad mexicana. La primera vez lo hizo en 2001, evadiéndose del penal de Puente Grande, en Jalisco, al occidente del país.

A la fecha, las autoridades mexicanas ofrecen una recompensa de 3.8 millones de dólares por datos que conduzcan a su captura, mientras que las de Estados Unidos han establecido una compensación de 5 millones de dólares.

La fuga condujo a la destitución de tres funcionarios, el director de la prisión entre ellos.

NOTICIAS SOBRE “EL CHAPO” GUZMÁN