EEUU deporta a pandillero salvadoreño

El hombre era buscado por la muerte de un fiscal
EEUU deporta a pandillero salvadoreño
Cerón es custodiado por agentes luego de su arribo a El Salvador.

Un salvadoreño miembro de la pandilla MS-13 que era buscado en El Salvador por el asesinato de un fiscal, fue deportado el viernes, informó la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

En junio, las autoridades capturaron a Javier Arnoldo Cerón Gómez, de 21 años, en un lote de autos del condado de Orange donde trabajaba lavando carros.

El caso forma parte de las acciones del gobierno estadounidense para deportar a extranjeros hacia países donde se les busca por diversos delitos si no reúnen los requisitos de permanencia en Estados Unidos, en lugar de extraditarlos formalmente.

“Los delincuentes violentos que creen que pueden evadir la justicia huyendo a Estados Unidos deben ser puestos sobre aviso: no encontrarán refugio aquí”, declaró la directora del ICE, Sarah Saldaña, en un comunicado.

Cerón fue recibido en el aeropuerto de San Salvador el viernes por agentes y el fiscal general Luis Martínez.

“Este es un mensaje claro y directo a todos los criminales, no importa dónde traten de esconderse, siempre los capturaremos y los traemos ante la justicia”, indicó Martínez en un comunicado. “Aplicaremos todos el peso de la ley, porque se lo debemos a los trabajadores y las víctimas salvadoreños”.

Las autoridades migratorias estadounidenses dijeron que la Interpol les notificó en junio que Cerón era buscado en relación con el asesinato a tiros del fiscal salvadoreño Andrés Ernesto Oliva Tejada, ocurrido en marzo. Oliva Tejada fue abatido a tiros por atacantes que iban a bordo de motocicletas mientras él estacionaba su auto.

Una semana después lo localizaron en el condado de Orange.

“Este fue un acto cobarde e inconsciente y hemos trabajado arduamente con nuestros aliados en las fuerzas del orden aquí y en El Salvador para asegurarnos que los responsables sean llevados ante la justicia”, indicó Saldaña.

El salvadoreño ingresó sin permiso a Estados Unidos en abril, por lo que se inició su proceso de deportación y un juez dictó que fuera devuelto a su país.

Otro individuo implicado en la muerte de Oliva fue deportado previamente en tanto que otros dos continúan detenidos en Estados Unidos, donde enfrentan proceso de deportación.