Estudiante alega discriminación en Downey por epilepsia

La joven alega no haber recibido trato digno por parte de la administración de su escuela

Cantar frente a miles de personas era un sueño realizado para S.L. (así se identifica en corte a esta joven), pero éste se derrumbó cuando la sacaron del coro de la secundaria Downey hace unos años, aparentemente por ser epiléptica.

Después de un año participando en competencias vocales alrededor del país, el profesor encargado del coro de jazz de dicho plantel hizo una sorpresiva audición y descalificó a S.L.

“Estaba muy triste. Lloré. Al día siguiente ni me quería levantar para ir a la escuela”, contó con lágrimas esta latina, ahora estudiante universitaria, sobre una experiencia que considera discriminatoria.

“Sufrir de epilepsia no me ha impedido cantar”, aseguró la joven 18 años.

S.L. y su madre dice que su enfermedad no le afecta cantar a la joven.
S.L. y su madre dicen que su enfermedad no le afecta cantar a la joven.

Fallo judicial

La joven presentó un caso en contra del Distrito Escolar de Downey alegando discriminación.

Hace unos días un juez federal determinó que el Distrito Escolar sí discriminó a su entonces alumna del noveno grado (la queja data del ciclo 2011-12) por no atender las convulsiones propias de su enfermedad y dio luz verde a revisar en corte que también habría sido ilegal sacarla del coro.

El Centro Legal de Derechos del Aprendizaje, una organización no lucrativa de Los Ángeles que defiende legalmente a estudiantes y padres, entabló la demanda en un tribunal federal argumentando que se violó la Ley para estadounidenses con discapacidad (ADA).

“Ningún niño debería preguntarse, como lo hizo nuestra clienta, si alguien estará ahí en un momento de necesidad”, dijo Janeen Steel, co-directora ejecutiva del Centro Legal de Derechos del Aprendizaje.

Por tratarse de un caso judicial pendiente el Distrito Escolar de Downey no comentó al respecto.

El juicio para revisar otras quejas citadas en esta querella iniciará el 13 de octubre.

S.L. ahora es parte de un coro en su Universidad. El caso contra el Distrito Escolar irá a juicio en octubre.
S.L. ahora es parte de un coro en su Universidad. El caso contra el Distrito Escolar irá a juicio en octubre.

Padece la enfermedad desde hace varios años

A S.L. le detectaron epilepsia en el séptimo grado. En el primer año en la secundaria Downey ella tuvo 21 ataques, incluso en las prácticas del coro, dijo su mamá, Mary L. (se oculta su apellido a petición de sus abogados). Según la demanda, sus maestros no le ayudaban durante los ataques.

“Fue feo”, dijo llorando la madre, asegurando que ella misma escuchó comentarios inapropiados del maestro encargado del coro sobre la condición de su hija.

“Ella creció escuchando ‘no tienes límites, tú sigue’. Aunque ella no hubiera sido lo que el maestro esperaba, son niños y para eso están ahí, para aprender, seguir adelante y ser mejores”, señaló.

Fanática de la fallecida cantante Selena Quintanilla, la joven S.L. ahora está en el coro de su universidad y anhela volver a cantar ante miles.

“No quiero que otros chicos tengan miedo de hablar y decirle a sus padres que la escuela o alguien no les deja hacer lo que quieren sólo por su discapacidad”, dice.