Mexicana evita deportación ante el riesgo de “tortura”

Argumentó haber sido violada por sus hermanos en México

Una indocumentada transexual de origen mexicano no podrá ser deportada por parte de las autoridades migratorias estadounidenses, después de que un juez de apelación la protegiera ante el riesgo de ser “torturada” en caso de ser repatriada, informaron medios locales.

Un panel de tres jueces de la Corte del Noveno Circuito de Apelaciones, en San Francisco, determinó el pasado jueves que Edin Carey Avendaño Hernández no podrá ser deportada a México por la alta posibilidad de que sufrir abuso físico y sexual si la repatrían.

De esta forma, Inmigración no podrá deportarla a pesar de que entró ilegalmente a Estados Unidos en dos ocasiones y que fue condenada por manejar ebria y causar heridas a varias personas.

Según la información registrada en el caso, Avendaño Hernández argumentó haber sido violada por sus hermanos en México, por lo que en el año 2000 entró ilegalmente al país y estableció su residencia en Fresno, al noroeste de Los Ángeles.

Tras su traslado a EE.UU. comenzó a tomar hormonas y desde 2005 a vivir abiertamente como una mujer.

En 2006, fue detenida en dos ocasiones por manejar embriagada, el segundo de los cuales dejó dos personas heridas, por lo que Avendaño Hernández fue condenada por delito grave y, luego de cumplir un año en prisión, deportada a México en 2007.

Tras argumentar acoso por parte de sus familiares y vecinos y haber sido violada por miembros del Ejército mexicano, la mujer entró nuevamente al país ilegalmente en 2008.

EDIN AVENDANO-HERNANDEZ V. LORETTA E. LYNCH

Tres años más tarde, al ser arrestada por una violación de libertad condicional, solicitó asilo bajo la Convención Contra la Tortura de la ONU.

Una juez de la Junta de Apelaciones de Inmigración negó la petición de asilo al argumentar que Avendaño Hernández había cometido un delito grave y no era sujeto de tortura oficial.

La decisión judicial de este jueves se basó en el recuento de violaciones como forma de tortura presentado por la mujer, quien no podrá ser deportada por las autoridades estadounidenses hasta que no cese el riesgo de ser torturada por oficiales mexicanos.