California prohibe discriminación por estatus migratorio

Establecimientos comerciales no podrán negar servicios a una persona por motivos de nacionalidad, idioma o condición migratoria
California prohibe discriminación por estatus migratorio
Brown ya firmó la ley que impone penas más duras contra empleadores.

En California ninguna persona puede ser discriminada por su nacionalidad, idioma o estatus migratorio, de acuerdo con la reforma que se convirtió en la Ley de Derechos Civiles Unruh y que el martes firmó el gobernador Jerry Brown.

La enmienda extiende los derechos de la ley que lleva el nombre de su autor, Jesse M. Unruh, la cual se estableció en 1959 para prohibir la discriminación por motivos de sexo, raza, color, religión, ascendencia, origen, discapacidad, condición médica, información genética, orientación sexual o estado civil.

El agregado a la Ley Unruh establece las protecciones legales de California para quienes acuden a cualquier establecimiento comercial sin importar el idioma que hablen, su estatus migratorio o la nacionalidad.

La reforma se dio luego de que el senador Richard Pan promoviera la iniciativa SB 600.

La nueva enmienda especifica que las protecciones no requieren que la prestación de servicios o documentos sean en un idioma distinto del inglés, más allá de lo ya establecido por otras leyes.

La organización MALDEF, considerada la voz legal de los latinos, aplaudió la reforma de inclusión e integración de los inmigrantes, especialmente por los tiempos políticos que vive el país.

“En medio de un ambiente político nacional cada vez más envenenado en torno a temas de inmigración, esta nueva ley deja en claro que los dueños de negocios de California y sus empleados no pueden representar los puntos de vista de políticos para discriminar a los inmigrantes”, declaró Thomas Sáenz, presidente de MALDEF.

“En una época en que muchos líderes políticos se dedican a la retórica excesivamente dura, crítica y deshumanizante de los inmigrantes, California debe dejar en claro a los propietarios de negocios de que no deben permitir que la sobrecalentada demagogia política los lleve a la conclusión errónea de que pueden discriminar”, agrega una carta de apoyo a la SB 600 enviada por MALDEF.

La nueva Ley Unruh no impide que los empleadores participen en el programa E-Verify del gobierno federal para verificar el estatus migratorio de los empleados.

Jeannette Zanipatin, abogada legal para MALDEF, aclaró que la reforma no aplica en el contexto laboral, sólo en cuanto a la prestación de servicios de un establecimiento.

“O sea que si vas a un bar y sólo hablas español o muestras tu pasaporte como única identificación, no te pueden negar los servicios debido a ello”, mencionó.