Comienza la “sacudida” al sistema eléctrico en México

Empresas y particulares podrán producir y vender su propia energía con la regulación del gobierno mexicano
Comienza la “sacudida” al sistema eléctrico en México

México.- La revolución de la electricidad en México arrancó formalmente. El gobierno mexicano publicó las bases para el Mercado Eléctrico Mayorista privado y a partir de octubre comenzarán las subastas para aquellas empresas interesadas en la generación y comercialización de energía a gran escala.

Será un proceso en etapas. Paso a paso se realizarán las licitaciones  hasta 2018, cuando arranquen los contratos de las concesiones que tendrán una vigencia de entre 15 y 20 años según el tipo  de la energía con gas o carbón; o energías “limpias” como la solar, eólica o hidroeléctrica.

La inversión de la iniciativa privada en el sector eléctrico es el resultado de la Reforma Energética de 2014 -promovida por el presidente Enrique Peña- a través de la cual se le que quitó el monopolio a la Comisión Federal de Electricidad después de 66 años de control absoluto del Estado.

“La reforma representa una vigorosa sacudida al sistema eléctrico mexicano”, dijo esta semana Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía al publicarse las reglas para el MEM que dejaron al gobierno en un papel secundario de “planeador” de la transmisión y distribución.

Crónica de México

Según los cálculos de las autoridades, la entrada de otros jugadores –que prevén una inversión de 20,000 millones de dólares en los próximo cinco años- tendrá “en automático” una repercusión favorable a los precios del consumidor, pero no todos los actores piensan lo mismo.

En un foro de análisis entre inversionistas, Rocío Palafox, representante de la norteamericana General Eléctric (interesada en llevarse una buena rebanada del pastel) la eficiencia del nuevo sistema eléctrico dependerá en gran parte de “los socios tecnológicos” de las empresas generadoras y de “su capacidad de almacenar” la energía.

Hasta antes de la reforma, las las empresas privadas podían generar y comercializar electricidad a baja escala. Esta pequeña apertura se  aprovechó principalmente entre las grandes firmas para bajar los costos de productividad y, ahora, que podrán participar en el mercado de mayoristas, se dicen preparadas.

Entre ellas, las mexicanas Mexichem, Grupo México, Grupo Salinas y  Minera Autlán o la española Iberdrola junto con GE.

Las empresas que quieran generar electricidad para suministro básico (residenciales) deberán obtener contratos para vender la energía a la CFE.

Los particulares también podrán entrar en la producción de autoabasto. Por ejemplo: un mercado o un edificio podrá producir su propia electricidad con paneles solares y, si le sobra, también venderla a la CFE.