$17.5 millones para cinco inmigrantes víctimas de abuso sexual

Para las víctimas es una victoria simbólica porque la empacadora donde trabajaban cerró y lo más seguro es que no reciban un solo dólar
$17.5 millones para cinco inmigrantes víctimas de abuso sexual
Foto: Getty

Un juez federal otorgó casi 17.5 millones de dólares a cinco mujeres inmigrantes, exempleadas de una planta empacadora de vegetales en  Florida que alegaron haber sido víctimas de acoso y violación sexual, aunque es casi seguro que no recibirán ni un solo centavo de este dinero.

Moreno Farms, ubicada en el sur de Florida, planta cerró después de que se presentó la demanda en su contra acusando a dos de los hijos del dueño  identificados como Oscar y Omar Moreno, y Javier García, uno de los supervisores, de “manosear”, besar y obligar a las mujeres a tener relaciones sexuales con los supervisores bajo amenaza de despedirlas si se negaban.

“Es una victoria simbólica”, dijo la abogada Victoria Mesa-Estrada, quien llevó el caso pro-bono junto con la Comisión de Igualdad de Oportunidad en el Empleo (EEOC). “Las mujeres lo sabían desde que se presentó la demanda y se llevó a cabo el juicio que lo más seguro es que no recibirían compensación monetaria, pero para ellas era una importante que se hiciera justicia y recuperar su dignidad”.

Tres de las mujeres fueron violadas y dos lograron escapar, según la demanda. Uno mujer fue violada tres veces y otra violada por los dos hermanos al mismo tiempo.

El dueño de la empresa y padre de los acusados tenía todos sus bienes en un fideicomiso familiar y los acusados no tienen bienes personales por lo que la corte no puede acceder al dinero otorgado a las víctimas: entre 350,000 y 750,000 para cada una por daños compensatorios y 3 millones de dólares por daños punitivos para cada una.

Las víctimas recibirán visa especial U, para víctimas de crimen que colaboraron con las autoridades para llevar a juicio a los responsables.

Cuatro mujeres atendieron el juicio que duró dos días en Miami. “Estaban llorando cuando se leyó el veredicto”, contó Mesa-Estrada.

“Este veredicto me hace sentir mejor. Lo importante es que se escuchó nuestra voz y que mandamos un mensaje a otras mujeres: que no deben quedarse calladas cuando no hay abuso de los patrones y los mayordomos, todas tenemos derecho a hablar y a que nos escuchen”, dijo Ana Francisco, una de las víctimas, quien tenía apenas 17 años cuando sufrió el abuso sexual.

La política de este diario es no publicar nombres de víctimas de abuso sexual, pero Ana Francisco quiso dar su nombre porque, para ella, es importante mostrar su valentía como un ejemplo para otras mujeres que no se atreven a denunciar.

“El veredicto no fue una respuesta tan mala, nos dieron una buena cantidad, y aunque no tenemos ese dinero, nos queda el saber que al final hicieron algo, y nuestro caso salió en los periódicos y en la televisión. El mensaje de que alguien nos escuchó y nos apoyó llegará a muchas personas”. dijo Ana Francisco, originaria de Guatemala, quien ahora solo quiere seguir con su vida como era antes.

Las mujeres inicialmente fueron a la policía del Condado de Hendry a presentar la denuncia, pero los fiscales decidieron que la evidencia era insuficiente para presentar cargos en contra de los acusados.

“No se hizo un esfuerzo real para investigar”, dijo Mesa.

Los tres acusados no se presentaron en corte, tampoco la compañía tuvo un abogado que la representó durante el juicio.

Las mujeres, tres de México y dos de Centroamérica, fueron despedidas por resistirse a los tres acusados, quienes nunca fueron arrestados.

“Es una justicia a medias, sabemos que bajo esa entidad no van a abusar más, sin embargo están en la calle y son violadores, actos criminales que se quedaron sin castigo castigo”, dijo Mesa.

Alrededor de la web