Franz Beckenbauer, el Káiser cumple 70 años en un día en el que no habrá festejos

El alemán, a un mes de la muerte de su hijo
Franz Beckenbauer, el Káiser cumple 70 años en un día en el que no habrá festejos
Foto: archivo

Franz Beckenbauer, el “Kaiser” del fútbol alemán, cumple 70 años alejado de cualquier celebración. La ausencia de su hijo, fallecido hace solo un mes, marcará un día en el que el ex jugador y ex entrenador estará alejado de la atención popular sin más compañía que la de su familia.

La decisión de Beckenbauer fue secundada por el deporte alemán, que evitó las fiestas públicas pero no escatimó palabras de elogio para la mítica figura. “Franz Beckenbauer es la mayor joya del fútbol alemán. Ni hubo ni habrá nadie mejor que él. Hizo muchas cosas en diferentes etapas de su vida que ningún otro jugador podrá hacer jamás”, dijo Günter Netzer, ex compañero de Beckenbauer en la selección de Alemania, ahora uno de los comentaristas deportivos más respetados del país.

ENTÉRATE: Arjen Robben, un mes fuera por lesión

“Eres el primero y el mejor representante del Bayern Munich. Fuiste y has sido un éxito en todo lo que has hecho y sido”, apuntó el presidente del poderoso club bávaro, Karl-Heinz Rummenigge, en un mensaje difundido por la entidad que entrena Pep Guardiola.

“En estos 70 años de vida conseguí ascender desde la nada gracias al fútbol”, señaló Beckenbauer en un film dedicado a su figura que emitió el domingo la televisión alemana ARD. “El fútbol se convirtió además en un fenómeno social y tiene una importancia a la que aspiran hoy en día muchos políticos. Y yo estuve ahí”.

Bávaro de nacimiento, obtuvo innumerables éxitos con el Bayern Munich, el equipo de sus amores, con el que jugó entre 1966 y 1977 para ganar tres Copas de Europa y cuatro Bundesligas (en 1969, 1972, 1973 y 1974). También jugó en el Cosmos de Nueva York, junto a Pelé, y en el Hamburgo. El brasileño lo definió como una “leyenda”. “En el campo, se apreciaba más su inteligencia que su fuerza. Era más un futbolista brasileño que uno alemán”.

“Brillaba aunque no lo intentase”, dijo de él el campeón mundial inglés Bobby Charlton, elogiando la elegancia y carisma del alemán, que deslumbró en su primera gran aparición internacional, el Mundial de 1966, en Inglaterra, que ganó el combinado local.

En su punto culminante como jugador, fue capitán del equipo que ganó la Copa del Mundo en 1974, en la recordada final contra la Holanda de Johan Cruyff, en Munich, y entrenador cuando Alemania se alzó con el título en Italia 1990, derrotando en la recordada final de Roma a la Argentina de Carlos Bilardo. Además, fue el jefe del comité organizador del Mundial de Alemania 2006.

Fue seleccionador de Alemania de 1984 a 1990 y luego presidente del Bayern Múnich, al que entrenó en un par de ocasiones de forma interina, desde 1994 hasta 2009.

Retirado como futbolista, supo pronto cosechar los mismos éxitos como entrenador. Es el único junto al brasileño Mario Zagallo que obtuvo el título de campeón mundial como jugador y como técnico. Pero su mayor logro lo consiguió como dirigente: cuando hizo posible que el Mundial 2006 se celebrase en Alemania.

LEE: Guardiola, del gozo al desencanto

Ya retirado de sus cargos de FIFA, Beckenbauer fue sancionado durante el Mundial de Brasil 2014 con 90 días de inhabilitación de toda actividad futbolística por negarse a colaborar con una investigación del comité de ética. “Al principio miré la fecha por si se trataba de una broma. Quizá alguien se había querido divertir”, dijo el ex futbolista, cuyo castigo fue levantado dos semanas después.

Galardonado con el Balón de Oro en 1972 y 1976, Beckenbauer quedó ligado a una frase: “Salgan ahí fuera y jueguen al fútbol”. Sin embargo, muchas veces se olvida el trabajo duro de un hombre obsesionado con los detalles.

Foto: archivo
Foto: archivo

“La suerte no entra volando por la ventana. Hay que tener dedicación y perseverancia. La suerte hay que trabajarla”, advierte el alemán, que pese a ser columnista y comentarista asegura no tener el don de la palabra. “Nunca he dado una gran charla. Siempre he dicho solamente lo que se me ocurría”, declaró en una ocasión. “Soy humano, no mago, si buscas uno, mejor vete a un circo”.

Nacido el 11 de septiembre de 1945 en el distrito muniqués de Giesing, Beckenbauer se ha casado tres veces y tuvo cinco hijos. Uno de ellos, Stephan, entrenador durante años de las inferiores del Bayern Munich, murió en agosto a los 46 años, como consecuencia de un tumor cerebral, y la familia se encuentra aún bajo los efectos de la pérdida.

El ex presidente del Bayern admitió en alguna ocasión que descuidó a su familia, por lo que antes de cumplir 65 años dejó todos sus cargos para dedicarle más tiempo. No obstante, Beckenbauer, que se mantiene en forma y hace gimnasia diariamente -“nunca tendré una enorme barriga”- sigue viajando constantemente.

QUIERO MÁS FÚTBOL

México podría ser sede de la Copa América 2016

Nació el segundo hijo de Lionel Messi, quien se llama Mateo

VIDEO: Otra agresión a lo Jara en el fútbol argentino

“El mismo sabe controlar bien cuánto puede excederse”, dijo su mujer, Heidi, madre de dos de los hijos del “Kaiser”, Joel y Francesca, de 15 y 11 años. “Pero tampoco sé si sería bueno que pasara todo el día en casa”.

El popular diario “Bild” publica declaraciones del expresidente del Bayern Uli Hoeness, compañero de Beckenbauer en la selección que ganó el Mundial de 1974 y actualmente en la cárcel por evasión de impuestos, para quien el “Kaiser” es alguien quien “siempre está ahí, cuando se le necesita”.

Para el presidente de la Liga Alemana, Reinhard Rauball, “Franz Beckenbauer fue y es un regalo para el fútbol. Increíble, la popularidad que sigue teniendo entre la gente joven pese a que nunca le vieron jugar en directo”.