Los hombres pueden ser más dramáticos que las mujeres

Dicen que las mujeres somos complicadas, intensas, que por todo nos quejamos y tal vez sea cierto. ¿Pero que un hombre sea el dramático?
Los hombres pueden ser más dramáticos que las mujeres
Foto: shutterstock

A los 14 años, tuve mi primer enamorado. Todavía me acuerdo de la vergüenza que me dió contarle a mi mamá que finalmente “la niña” tenía novio. Durante nuestra primera discusión, mis amigas Magda y Nancy, quienes eran un poco mayores que yo, me dijeron: “Caro, no seas dramática, a los hombres no les gustan las mujeres complicadas.”

El tiempo pasó y aunque Adán y yo dejamos de vernos, siempre me quedó muy claro ese consejo, “a los hombres no les gusta el drama, el escándalo, las mujeres que se quejan todo el día.” Hoy, finalmente caigo en cuenta  que así como a los hombres, sean niños, adolescentes o personas hechas y derechas, les molesta “el drama,” a las mujeres también nos quita hasta el amor que un hombre sea melodramático, los conocidos “Drama Queens.”

Es la historia de mi amiga Martha. Hace poco conoció al que decía ser el amor de su vida. Un hombre alto, elegante, inteligente y quien la hacía reir como ninguno. Ella me tenía loca contándome cómo la “media naranja” si existía. ¿Qué más podría pedir mi amiga? Me preguntaba yo, feliz de saber que mi querida Marthica había encontrado a su príncipe azul. Todos hemos escuchado que el amor no es color de rosa. El único defecto de este príncipe es que se autocoronó como “El Rey del Drama” y eso, poco a poco mató el entusiasmo de Marthica.

Dicen que las mujeres somos complicadas, intensas, que por todo nos quejamos y tal vez sea cierto. ¿Pero que un hombre sea el dramático? Por más lindo que sea, no se lo aguanta ni su sombra.” Jamás había visto a Martha tan emocionada con un hombre. Lo veía a diario, lo llamaba, se vestía para él y lo pensaba todo el día; ella quería ser la mujer perfecta. Sin embargo, cada dos dias, él se le enojaba, hacía mala cara, pucheros, berrinche, diciéndole: “No siento que me quieres…” “El mensaje que me mandaste no era tan dulce como yo lo esperaba…” “¿No te gusto…?”

Señores, poco a poco eso enloquece a cualquiera. Yo no soy ninguna experta en el tema, pero como ser humano si sé y entiendo que no podemos cambiar a nadie. Es suficientemente difícil cambiar nuestros hábitos, como para pedirle a Don Juan que cambie los suyos. Caballeros, por favor, cada uno con lo suyo, déjenos a las mujeres por lo menos el título de las reinas del drama “Drama Queens” ya que a ustedes, pues esa corona les queda muy apretada. ¿Qué dicen mis reinas? ¿O será que estamos dispuestas a compartir el trono?

Espero sus comentarios.

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa

www.CarolinaSarassa.com