Momentos vergonzosos en una relación

Cuáles son los más comunes y cómo lidiar con ellos
Momentos vergonzosos en una relación
Ciertas situaciones embarazosas son inevitables en una relación sentimental.

¡Quién tuviese una máquina del tiempo, para volver atrás y corregir papelones y comentarios fuera de lugar!

Todas hemos pasado por situaciones que querríamos poder olvidar, o que al menos pudiese olvidar el resto del mundo. Algunos de ellos son prácticamente inevitables, especialmente cuando comenzamos una relación de pareja.

¿Quién no recuerda con dolor la primera vez que amanecimos junto a nuestro enamorado y nos vio sin maquillaje y los pelos de punta? ¿O cuándo finalmente le presentamos a nuestros padres, que se empeñaron en avergonzarnos con anécdotas de nuestra niñez, o peor aún, le mostraron las fotos de cuando éramos adolescentes con ese horrible corte de cabello y la cara llena de acné?

Hay momentos en una relación que son más vergonzosos que otros, y si bien no son suficientemente importantes como para causar una ruptura, nos hacen sentir miserables cada vez que los recordamos, o cada vez que nuestra pareja decide compartirlos en reuniones de amigos.

Compilamos una lista con algunos de los momentos vergonzosos más comunes de una pareja, por los que todas pasamos alguna vez.

¿Recuerdas alguno en particular?

1. Cuando creíste que habías cortado el teléfono, pero tu novio siguió en la línea, escuchando la conversación con tu amiga, en la que lo criticabas o te burlabas de él. Una manera de evitarlo, es simplemente no criticarlo a sus espaldas. Si algunas de sus características te hace gracia, o te molesta, busca el momento propicio y trata de encarar el tema con delicadeza.

2. La primera vez que descubres a tu novio mirando porno en la computadora y masturbándose, o peor aún, la primera vez que tu novio te descubre a ti. No te sientas mal, todos lo han hecho alguna vez.

3. Cuando te pasaste una hora arreglándote para salir y llega tu pareja y te dice, “Ve a cambiarte que vamos a llegar tarde”. “Ah… ¿ya te arreglaste? ¿Así vas a ir vestida a la fiesta?” Recuerda que no todos los hombres son expertos en moda o maquillaje. No dejes que su comentario te deprima y responde de manera asertiva. “Sí, pienso ir así. ¿Por qué, hay algún problema?”

4. La primera vez que tú o tu pareja eructan o dejan salir otros sonidos, secreciones u olores corporales. Eructos, gases, períodos y demás son procesos biológicos y naturales que todos experimentamos. Nada de qué avergonzarse. Trata de tener siempre incienso a mano, para aligerar la situación.

5. La primera vez que tomas un poquito de más estando con tu pareja, y haces comentarios o cuentas historias que deberías reservar para después del quinto año de casados. O cuando la que se emborracha es tu mejor amiga y revela secretos que no tenías planeado compartir con tu media naranja. Piénsalo de este modo, eventualmente se va a enterar, y de este modo, te sacas un peso de encima temprano en la relación.

En cierto modo, estos momentos son la mejor prueba de que su amor es sólido. Si no sale corriendo después del primer papelón, quizás la relación tenga futuro.