Refugiado en LA: Menor migrante es ejemplo de lucha y superación

El espíritu de superación, las ganas y la motivación de un joven salvadoreñó contagia a sus compañeros en un albergue
Refugiado en LA: Menor migrante es ejemplo de lucha y superación
Emmanuel Zepeda ha ganado 24 medallas en menos de un año, más que nadie en Fremont.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

ninos migrantes

¿Cuántos golpes de la vida han forjado el espíritu de un chico salvadoreño que en sólo unos meses ha ganado más medallas en lucha estudiantil que ninguno de sus compañeros en cuatro años?

¿Le motiva esa enorme cicatriz en su espalda que le hace parecer un prisionero de guerra? ¿O lo impulsa la pobreza y violencia que padecieron él y sus doce hermanos en El Salvador?

Emmanuel Zepeda tiene 17 años y estudia en la preparatoria Fremont, en el Sur de Los Ángeles, pero habla como un hombre maduro. Sabe hacia dónde dirigir esa fuerza probada en la lona.

No hace mucho, en marzo de 2014, él llegó a este país como miles de menores centroamericanos que huyeron de la guerra entre maras y policías, de la falta de oportunidades, del hambre y de la muerte.

080615_6_Wrestler Emmanuel Zepeda
Emmanuel Zepeda, un menor que vino como refugiado de Centroamérica en el 2014, es un ejemplo de lucha y superación. /Aurelia Ventura

“Me quise venir para acá porque allá hay mucho abuso”, dice Emmanuel guardando para sí las causas de la salida de su hogar y los detalles del trayecto hasta llegar a esta ciudad. Sólo se sabe que la violencia es el motivo principal. Su situación migratoria no está definida.  El chico busca obtener la Visa Especial de Inmigrantes Juveniles (SIJS).

Su abuela, residente de esta ciudad, no pudo mantenerlo y él ahora vive en Casa Libre, una academia-albergue cerca del parque MacArthur y en la que es líder de otros chicos refugiados.

Mentalidad ganadora

Recién llegado a Fremont supo que el plantel tenía un equipo de lucha, le gustó su entrenamiento y se unió a éste en septiembre de 2014. Siempre le habían gustado las artes marciales.

Sin jamás haber practicado el folkstyle wrestling, un estilo menos agresivo de la lucha olímpica que se entrena en las universidades, el chico empezó a ganar cada vez más combates.

Hace unas semanas cerró en segundo lugar en su categoría (152 libras) en todo el Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) y fue ubicado entre los mejores 30 gladiadores de todo California.

Emmanuel ha ganado 24 medallas en menos de un año, más que nadie en Fremont. El récord lo tenía un estudiante afroamericano que obtuvo 20 preseas en cuatro años. El entrenador Josué Cruz ganó 19.

Él tiene algo adentro que no lo deja perder. Eso no lo he visto en otros luchadores, dice Cruz sobre el alumno que ya lo superó. “Tiene ganas, motivación, coraje”.

En el protector que usa en la cabeza en sus peleas el chico escribió “El Salvador”.

Emmanuel Zepeda junto a su entrenador de lucha. /Aurelia Ventura
Emmanuel Zepeda junto a su entrenador de lucha. /Aurelia Ventura

Su meta es ganar una competencia estatal para que le lluevan ofertas de becas de universidades con representativos de lucha, como la prestigiosa Stanford.

“Soy feliz porque no me falta nada, tengo lo que quiero y lucho por lo que me falta”, reflexiona.

¿Valió la pena dejar tu casa?, se le pregunta.

“Sí, extraño a mi familia pero con todas las oportunidades que tengo también puedo salir beneficiado. Sé que un día puedo regresar”, responde él.

‘Su espíritu es natural’

Federico Bustamante, director de Casa Libre, no duda que el futuro de Emmanuel será brillante.

“Esa clase de espíritu, de ganas, de motivación, de responsabilidad, de plena voluntad, de sacrificio, es algo que no se puede enseñar, que es natural y es contagiosa”, expresa.

En el albergue, el chico es guía de sus compañeros y apoyo del personal. “Estando alrededor de Emmanuel no puedes sino hacer lo mejor”, dice Bustamante.

080615_12_Wrestler Emmanuel Zepeda