La rebaja de la gasolina anima el gasto

Los economistas creen que si los salarios crecieran el consumo se mantendría mucho más fuerte

Los consumidores en EEUU siguen manteniendo el optimismo y las carteras dispuestas al gasto gracias, sobre todo, a los ahorros que están registrando por la caída del precio de los combustibles.

Según los datos hechos públicos por el departamento de Comercio, en agosto las ventas al por menor además de los servicios de comidas y bebidas aumentaron un 0.2% con respecto al mes anterior. En julio, además, estas mejoraron un 0.7% en vez del 0.6% que se calculó inicialmente. Excluídas las ventas de automóviles y componentes, que crecieron un 0.8%, el crecimiento de las ventas fue del 0.1% el mes pasado.

Entre los que no disfrutaron la bonanza gastadora de los estadounidenses se encuentran los vendedores de muebles y material de construcción además de los de jardines. Por supuesto, los ingresos de las gasolineras fueron los que más cayeron por la rebaja del precio del combustible (-1.8%). Los economistas creen que si los salarios crecieran el consumo se mantendría mucho más fuerte.

En el mes en el que muchos hogares preparan la vuelta al colegio con gastos especiales, la caída de las Bolsas no ha empañado el gasto. Aunque la evolución de los mercados cambia el sentimiento de los consumidores, a nivel práctico es en los artículos de lujo donde se nota. La mayoría de los hogares son más sensibles a los cambios en el sector inmobiliario que el financiero.

Son cifras que reflejan un buen ritmo de crecimiento del consumo que es el motor de la economía del país. No obstante, no todo crece igual. De hecho, según la Reserva Federal, la producción industrial ha caído más de lo que se esperaba (un 0.5%) debido a a una rebaja en las empresas automotrices. En julio, la producción industrial subió un 0.9%.