Los hispanos son la fuerza del catolicismo en EEUU

Muchos católicos están decepcionados y cambian de fe
Los hispanos son la fuerza del catolicismo en EEUU
Los hispanos constituyen el número mas alto de católicos en los Estados Unidos. /Mariela Lombard

Hasta hace unos años la familia Edelmira Valdez se decía “orgullosamente católica”. Ella, su esposo y sus cuatro hijos iban todos los domingos a misa. Ahora, la fe los ha dividido: Ricardo, el hijo mayor, de 24 años, se se convirtió en cristiano; Rosaura, de 26, en Testigo de Jehová.

“Los dos dicen estar decepcionados del catolicismo”, lamenta la madre, quien no se cansa de orar “para que vuelvan al camino correcto de Dios”. Su esperanza, como la del Vaticano, es que el Papa Francisco logre convencerlos durante su primer visita a Estados Unidos de “volver al rebaño”.

Francisco llegará el 22 de septiembre y se enfrentará a un panorama de fe que está cambiando: hay más laicos y menos religiosos. Un reciente estudio del Centro de Investigación Pew encontró que el 13% de los adultos estadounidenses son ahora excatólicos.

El estudio cifró el número de católicos adultos en 51 millones, poco más de un quinto de la población, un descenso de alrededor del 3% en siete años, mientras que la proporción de católicos hispanos aumentó del 29% al 34% entre 2007 y 2014.

Pero la Iglesia Católica no se puede permitir que continúe el éxodo de fieles como Ricardo y Rosaura porque los latinos ocupan un porcentaje cada vez mayor en los grupos de fe.

Durante décadas, la Iglesia Católica en EEUU ha visto un aumento en sus filas gracias a la llegada de nuevos inmigrantes de América Latina y a una larga tradición de catolicismo entre los latinos que le han permitido compensar la pérdida de fieles estadounidenses en general,  ayudando a que esta denominación religiosa siga creciendo.

En consecuencia los hispanos, la minoría racial de mayor crecimiento en este país, son ya un tercio de los católicos romanos, según el estudio del Pew, y más de cuatro de cada diez son primera o segunda generación de inmigrantes.

“Él (Francisco) sabe que la cara de la iglesia está cambiando. Conoce la herencia de los católicos hispanos en este país. Sabe lo importante que son para el futuro de la Iglesia”, dijo el arzobispo José Gómez, de Los Ángeles, el latino de más alto rango en la Iglesia Católica de EEUU, en cuya arquidiócesis el 70% de los feligreses son latinos.

“El papel de los latinos es una gran parte de la historia de la visita del Papa “, dijo Gómez.

De acuerdo con el centro de investigación CARA, en Georgetown University, actualmente los latinos son la mayoría en varias diócesis del país.

Una de las mayores concentraciones de católicos se ha dado tradicionalmente en el nordeste del país (26 %), la región que el Papa visitará desde la semana próxima, incluyendo Washington, Filadelfia y Nueva York, con una gran concentración de hispanos e inmigrantes.

Un tercio de los neoyorquinos se identifica como católico, frente al 26 % de Filadelfia y el 19 % de Washington.

No obstante, la localización de los católicos se ha ido moviendo hacia el sur y el oeste, regiones que han visto un aumento de feligreses hasta el 27 y el 26%, respectivamente.

Georgia es uno de los ejemplos más dramáticos. La población católica históricamente ha sido tan pequeña que durante décadas el estado solo tuvo una diócesis, creada en 1956, con 24,000 feligreses. Los latinos y los blancos conforman ahora el 44% de casi un millón de miembros de la Iglesia Católica en la arquidiócesis de Atlanta, y los latinos pronto podrían convertirse en la mayoría.

Pero los latinos no están apegados a la iglesia en la misma forma que antes lo hacían. En 2006, casi ocho de cada 10 que fueron criados como católicos permanecían en esta religión como adultos, como es el caso de Ricardo y Rosaura, residentes de Los Ángeles. Esa cifra cayó a siete de cada 10 el año pasado, de acuerdo a CARA.

¿A dónde se van los latinos?

  • Entre los cristianos en general la proporción de latinos subió entre 2007 y 2014, de 13% al 16%, mientras que en la población general bajó de 71% a 66%.

  • El porcentaje en los Testigos de Jehová subió del 24% al 32%

  • Los cristianos ortodoxos, una denominación religiosa compuesta principalmente por inmigrantes, del 1% al 6%.

  • Latinos sin religión, ateos o agnósticos aumentó del 16% a casi el 23%.